15 enero 2015

CLAVES PARA ESTAR EN EL AQUÍ Y AHORA


La mente siempre está en el pasado o en el futuro. No puede estar en el presente, es absolutamente imposible. 
Cuando estás en el presente, la mente ya no está ahí, porque mente equivale a pensar. 
¿Cómo puedes pensar en el presente?
Puedes pensar en el pasado; ya se ha convertido en parte de la memoria y la mente puede trabajar con ello. 
Puedes pensar en el futuro; todavía no está aquí y la mente puede soñar con ello. 
La mente puede hacer dos cosas: puede moverse hacia el pasado, donde hay espacio de sobra para moverse, el vasto espacio del pasado, en el que puedes seguir y seguir penetrando; o puede moverse hacia el futuro, donde también hay un espacio infinito, en el que puedes imaginar y soñar sin límites. Pero ¿cómo va a funcionar la mente en el presente? 
En el presente no hay espacio para que la mente haga ningún movimiento.
El presente es solo una línea divisoria, nada más. 
Separa el pasado del futuro, no es más que una línea divisoria.
Puedes estar en el presente, pero no puedes pensar en él. Para pensar se necesita espacio. Los pensamientos necesitan espacio, son como los objetos, son cosas materiales, muy sutiles, pero son materiales.

No puedes pensar en el presente; en el instante en que empiezas a pensar, ya es pasado. 
Ves salir el sol y dices: «Qué bello amanecer.» Cuando lo dices ya es el pasado.
Cuando el sol está saliendo no hay espacio suficiente ni siquiera, para decir «Qué bonito», porque cuando dices «qué bonito», la experiencia ya se ha convertido en pasado. La mente ya lo ha archivado en la memoria.
Pero en el momento exacto en que sale el sol, el momento exacto en que el sol aparece sobre la línea, ¿cómo puedes pensar? ¿Qué puedes pensar? 
Puedes estar con el sol que sale, pero no puedes pensar. Hay espacio suficiente para ti, pero no para los pensamientos.
Cuando no hay pensamiento, ¿quién es el sol y quién es el observador? 
El observador se convierte en lo observado. De pronto, desaparecen las fronteras. De pronto, te encuentras con que has penetrado en el sol y el sol ha penetrado en ti. De pronto: ya no sois dos; solo existe uno.
Si empiezas a pensar, os convertís de nuevo en dos. Si no piensas, ¿dónde está la dualidad?... Estás aquí y ahora. Es tan hermoso estar aquí y ahora, y tan intenso, que ningún pensamiento puede penetrar en esa intensidad.

En el presente no es posible pensar, no es posible soñar, porque soñar es pensar con imágenes. Las dos cosas son materiales.
Cuando estás en el presente sin pensar, eres espiritual por primera vez. Se abre una nueva dimensión, la dimensión de la conciencia.
La conciencia significa estar en el momento de un modo tan total que no hay movimiento hacia el pasado ni hacia el futuro. Todo el movimiento se detiene. 
Eso no significa que te quedes estático. Se inicia un nuevo movimiento, un movimiento con profundidad.

Hay dos tipos de movimientos, y ese es el significado de la cruz de Jesús: muestra dos movimientos, un cruce de caminos. 
Uno de los movimientos es lineal: te mueves siguiendo una línea, de una cosa a otra, de un pensamiento a otro, de un sueño a otro sueño. Te mueves en una línea horizontal. Este es el movimiento del tiempo; es el movimiento de los que están completamente dormidos.
Hay otro movimiento, que tiene lugar en una dimensión totalmente diferente. Este movimiento no es horizontal, es vertical, profundo.
Cuando el pensamiento cesa, comienza el nuevo movimiento. 
Ahora caes a las profundidades, como si cayeras en un abismo. 
Las personas que meditan profundamente llegan tarde o temprano a este punto; entonces les entra miedo, porque les parece que se ha abierto un abismo sin fondo... sientes vértigo, tienes miedo. Te gustaría agarrarte al antiguo movimiento porque era algo conocido; esto se parece a la muerte.
Este es el significado de la cruz de Jesús: es una muerte. Pasar de la horizontal a la vertical es la muerte, es la verdadera muerte. 
Pero solo es muerte vista desde un lado; vista por el otro lado es resurrección. Es morir para nacer; es morir en una dimensión para nacer en otra dimensión. 
En horizontal eres Jesús; en vertical te has convertido en Cristo (Buda).

Si te mueves de un pensamiento a otro, sigues estando en el mundo del tiempo (linea horizontal). 
Si te mueves hacia dentro del momento, no del pensamiento, te mueves hacia la eternidad (linea vertical). 
No estás estático; no hay nada estático en este mundo, nada puede ser estático. Surge un nuevo movimiento, un movimiento sin motivación. 

En la línea horizontal, te mueves por motivaciones. Tienes que alcanzar algo: dinero, prestigio, poder o a Dios, pero tienes que conseguir algo. Hay una motivación.
El movimiento con motivación, equivale a dormir (inconsciente).
El movimiento sin motivación significa conciencia (despierto).
Te mueves porque moverse es un puro gozo, te mueves porque el movimiento es vida, te mueves porque la vida es energía y la energía es movimiento. No hay ningún objetivo, no intentas conseguir nada. De hecho, no vas a ninguna parte, no estás «yendo», estás simplemente gozando de la energía. No hay ningún objetivo fuera del movimiento mismo.
El mundo entero se mueve. La existencia se mueve dentro de la eternidad. La mente se mueve en el tiempo. 
La existencia se mueve hacia las profundidades y las alturas, y la mente se mueve hacia adelante y hacia atrás. 
La mente se mueve horizontalmente; eso es el sueño. Si puedes moverte verticalmente, eso es la conciencia.

Un buda también vive. Un Cristo también vive. Viviendo, respirando, pero con un tipo diferente de movimiento, sin motivación. (es el "wu wei": simplemente estar siendo).


Vive en el momento. Incorpora todo tu ser al momento. No dejes que el pasado interfiera y no dejes que el futuro se entrometa. El pasado ya no existe, está muerto, y el futuro no existe todavía.




Osho 

10 comentarios:

  1. Muchas gracias ..bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Estoy en absoluto desacuerdo con esta afirmación:

    "La mente siempre está en el pasado o en el futuro. No puede estar en el presente, es absolutamente imposible. Cuando estás en el presente, la mente ya no está ahí, porque mente equivale a pensar. ¿Cómo puedes pensar en el presente? ... Puedes pensar en el pasado; ya se ha convertido en parte de la memoria y la mente puede trabajar con ello" ....
    -------------------------
    No existe pasado ni futuro. Solo existe la esencia de Todo-lo-que-Es. Es decir, todo lo que es, es ya y ahora. Solo evoluciona en la esencia de las cosas. Ni siquiera este instante existe, porque este instante si existiera estaría constantemente cambiando y al cambiar existíría el pasado. Y Dios no permitiría que el universo fuera atras porque el conocimiento experimentado en tanto que alma se perdería. No existe tiempo alguno, ni siquiera este momento porque si existiera, en el término de un nonasegundo ya no sería este momento. Prof. Angel Rico Travieso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema se origina al no conocer qué es Tiempo y Eternidad. El ahora puede ser aprehendido si se sabe cómo y se hace a través de los Sentidos que son los que permiten tomar contacto con el. Dios no tiene nada que ver con esta cuestión porque el Universo es infinito e increado. El instante Presente sí existe, el Pasado y Futuro existe en nuestra Mente.

      Eliminar
    2. El momento presente es de hecho lo único que existe. Un nano segundo es una herramienta de la mente para entender el tiempo. Pero cuando hablamos de presente no es el mismo concepto que utiliza la mente para entender el tiempo. Entonces tenemos dos presentes: uno es racional,un concepto; es la línea divisoria infinitamente pequeña que separa pasado y futuro. Claro para la mente tiene que ser infinitamente pequeña porque ella solo opera en términos de pasado o futuro; por otro lado tienes el presente que puedes alcanzar en todo momento si centras tu atención en lo que esta sucediendo, incluido tú. Todo esta sucediendo constantemente por lo tanto es infinito.
      Uno de los presentes es ilusorio, forma parte de la ensoñación de la mente. El segundo es el verdadero, siempre lo eres (el universo, incluido tu, siempre esta sucediendo) aunque no lo percibes porque estas centrado en tus ensoñaciones mentales. Si te centras en lo que eres y no en lo piensas lo entenderás claramente.

      Eliminar
  3. El pasado son las raices donde se sostiene lo que eres ahora,el futuro son las proyecciones de tus ramas en busca del sol,la felicidad.Llegara un dia en que ya no necesitaras pasado ni futuro,el tiempo no sera obtaculo para proseguir la evolucion.Entonces creo que los dos comentarios son ciertos y solo superando el primero viene el no tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece acertado y muy interesante las "claves para estar en el aquí y ahora". Puesto en practica por medio de la meditación y vaciando la mente. Es muy bueno para despertar a la intuición y encontrar el camino que te llevará a trascender al pensamiento...

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho el video!. siempre visito tu página. Gracias por tanta y tan valiosa información.
    Te dejo mi Link. Saludos.
    http://www.espiritualidadactiva.es

    ResponderEliminar
  6. Quiero compartir el texto completo del video. existen algunas palabras (puntos supensivos) que no alcanzo a entender. Agradeceré su corrección.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    La mente se mueve horizontalmente; eso es el sueño. Si puedes moverte verticalmente, eso es el ser. El tiempo es el mundo y la eternidad es el ser. La horizontal es el mundo y la vertical es el ser; los dos se encuentran en un punto. Ahí es donde Jesús está crucificado. La horizontal y vertical se encuentran en un punto, y ese punto es aquí y ahora.
    Únicamente se pueden encontrar la dimensión de la forma y el ser en un punto: el aquí y el ahora, en este momento. Desde aquí y ahora, puedes emprender dos viajes: un viaje por el mundo hacia el futuro y otro viaje hacia el ser, hacia las profundidades. Vuélvete cada vez más consiente, vuélvete cada vez más alerta y sensible al presente. Un buda también vive. Un Cristo también vive. Viviendo, respirando, pero con un tipo diferente de movimiento, sin motivación: es el "wu wei": simplemente estar siendo.
    Vive en el momento. Incorpora todo tu ser al momento. No dejes que el pasado interfiera y no dejes que el futuro se entrometa. El pasado ya no existe, está muerto, y el futuro no existe todavía. Si piensas demasiado en como estar en el presente, ponte a pensar, no me ayudará. La clave es trascender el pensamiento, tienes que poner tu atención justo en el aquí y ahora, sin pensar, simplemente siendo consciente de lo que estás haciendo o de tu respiración, o de la belleza que te envuelve, o en tu propio ser. Cuando pones tu atención en el aquí y ahora, te confundes con todo lo que eres, eres una…, no hay dualidad, no hay pensamiento alguno y entonces sientes la gran paz interior, es la conexión con tu propia...
    Cada vez que te vez cuenta que te has ido al pasado o al futuro, no te sientas culpable, no te crees problemas por ello, simplemente vuelve al presente, no pasa nada, simplemente recupera tu conciencia. La perderás millones de veces, ... salir ahora mismo e inmediatamente, puede suceder, pero no puede suceder por su causa, es un modo de conducta fijo desde hace tanto, tantísimo tiempo, que no lo puedes cambiar de buenas a primeras, pero no te preocupes, la existencia no tiene ninguna prisa, la eternidad puede esperar eternamente, no crees tensiones por ello. Cada vez que te sientas que te has perdido, vuelve, eso es todo. No te sientas culpable. Eso es un ... de la mente, que está otra vez jugando a sus juegos, no te arrepientas. Simplemente cuando pienses, vuelve a lo que estuvieras haciendo, si estas tomando un baño: vuelve; si estas comiendo la comida: vuelve; si estás dando un paseo: vuelve; en el momento que sientas que no estás aquí y ahora: vuelve. Simplemente, inocentemente, no crees culpa. Si te sientes culpable, no has entendido nada.

    ResponderEliminar
  7. La eternidad no tiene problemas, todos los problemas existen en el plano horizontal: el ego. El plano vertical: el ser, no conoce problemas, es puro gozo, sin nada de ansiedad, sin nada de angustia, sin ninguna preocupación, sin ninguna culpa, sin nada. Sé simple y vuelve. Te perderás muchas veces, dalo por seguro, pero no te preocupes por ello, así son las cosas. Te perderás muchas veces, pero eso no importa. No prestes atención al hecho de que te hayas perdido muchas veces. Presta mucha atención al hecho de que te has reincorporado muchas veces. Que te pierdas, es algo natural. Eres humano: has vivido en el plano horizontal durante muchísimas vidas, así que es natural. Nuestro premio es que has regresado muchas veces. Has hecho lo imposible. Siéntete feliz por ello. En 24 horas te perderás 24 mil veces, pero te reincorporarás otras 24 mil veces. Y ahora, empieza a funcionar un nuevo modo: has regresado un montón de veces. Ahora se empieza a abrir una dimensión poco a poco: cada vez serás más capaz de mantenerte consciente. Cada vez serán menos las idas y venidas. El recorrido de ida y vuelta, se irá acortando cada vez más. Cada vez te olvidarás menos, cada vez te acordarás más: estás entrando en la vertical: el ser. De pronto, un día, la horizontal desaparece: la consciencia gana intensidad y la horizontal desaparece, a esto es a lo que se refiere en el Budismo Zen (el vedanta y los hindués) al decir que este mundo es ilusorio, porque cuando la consciencia se hace perfecta, este mundo, este mundo que has creado a partir de tu mente, simplemente desaparece, y otro mundo se te revela. El ... desaparece, la ilusión desaparece. La ilusión está ahí a causa de tu sueño, de tu inconsciencia.

    Si puedes recordar, aunque sea una sola vez que esto es un sueño: esto provoca un choque, y el sueño se hace pedazos y tú te despiertas. Este mundo que ves a tu alrededor, no es el mundo real, no es que no exista, sí que existe, pero lo estás viendo a través de un velo de sueño. Entre ..., está la inconsciencia, la identificación. Por tanto, cada vez que te des cuenta, vuelve. Eso es todo.

    ResponderEliminar
  8. gracias....que belleza....solo ser...ser y no pensar....
    despertemos, regresemos al gozo, volvamos a estar solo en el presente, como hace un niño de un año...luz...en la eternidad...y tan solo meditar...trascender...resucitar...amar

    ResponderEliminar