12 mayo 2017

ABRAZAR EL DOLOR



La cesación del sufrimiento es fácil de comprender a nivel intelectual, pero darse cuenta de ello puede ser bastante difícil, porque conlleva convivir con lo que no podemos soportar.
Por ejemplo, cuando empecé a meditar, tenía la idea de que la meditación me haría más amable y feliz, y esperaba experimentar estados mentales dichosos. Pero nunca en mi vida había sentido tanto odio e ira como sentí durante esos meses.
Pensé: ‘esto es terrible; la meditación me ha hecho peor’. 
Entonces contemplé por qué había tanto odio y aversión apareciendo, y me di cuenta de que la mayor parte de mi vida había sido un intento de huir de todo aquello.
Solía ser un lector compulsivo. Tenía que llevar libros conmigo adonde quiera que fuese. Siempre que el miedo o la aversión empezaban a acecharme, sacaba mi libro y leía; o fumaba, o me ponía a comer algo. Tenía una imagen de mí como de buena persona que no odiaba a la gente, así que cualquier indicio de aversión u odio era reprimido.

Esta es la razón por la cual, durante mis primeros meses de monje estaba tan desesperado por encontrar cosas que hacer. 
Estaba intentando buscar algo con lo que distraerme porque con la meditación había empezado a recordar todo lo que deliberadamente intentaba olvidar: Recuerdos de la infancia y la adolescencia surgían sin parar en mi mente; esta ira y odio se volvieron tan conscientes que parecían abrumarme. Pero algo dentro de mí empezó a reconocer que tenía que soportar esto, así que seguí hasta el final. El odio y la ira que habían sido reprimidos en treinta años de vida alcanzaron la cumbre entonces; se apagaron y cesaron por medio de la meditación. 
Fue un proceso de purificación.

Para que este proceso de cesación funcione, debemos estar dispuestos a sufrir. Esta es la razón por la cual hago hincapié en la importancia de la paciencia.
Tenemos que abrir nuestras mentes al sufrimiento porque es abrazando el sufrimiento cuando el sufrimiento cesa.
Cuando nos damos cuenta de que estamos sufriendo, física o mentalmente, conviene mirarlo. Nos abrimos completamente a él, le damos la bienvenida, nos concentramos en él, le dejamos ser lo que es. Eso significa que debemos ser pacientes y soportar el desagrado en un momento concreto.
Tenemos que aguantar el aburrimiento, la desesperación, la duda y el miedo para poder entender que cesan, en vez de huir de ellos.

Cuando no dejamos que las cosas cesen, creamos nuevo karma lo que refuerza nuestros hábitos.
Cuando algo surge, lo agarramos y alimentamos; complicándolo todo. De esta manera esto se repetirá a lo largo de nuestras vidas.

Fragmento del libro "Las Cuatro Nobles Verdades". Ajahn Sumedho

11 mayo 2017

EL FIN DEL SUFRIMIENTO


Normalmente igualamos el sufrimiento y el sentimiento, pero el sentimiento no es sufrimiento. Lo que es sufrimiento es apegarse al deseo.
El deseo no causa sufrimiento; la causa del sufrimiento es apegarse al deseo. Debemos reflexionar y contemplar delante de nuestra experiencia individual.
Tienes que investigar verdaderamente el deseo y conocerlo por lo que es. Tienes que conocer lo que es natural y necesario para sobrevivir y lo que no es necesario para sobrevivir.
Podemos ser muy idealistas y pensar que incluso la necesidad de comida es un tipo de deseo que no deberíamos tener. Se puede ser bastante ridículo en relación a esto. Pero Buda no era un idealista, ni un moralista. No estaba condenando nada. Estaba intentando despertarnos a la verdad para que pudiésemos ver las cosas claramente.
Una vez que hay claridad y visión, no hay sufrimiento.

Todavía puedes sentir hambre. Todavía necesitas comida sin que se convierta en un deseo.
La comida es una necesidad natural del cuerpo. El cuerpo no es el "yo"; necesita comida, ya que de otro modo se debilita mucho y muere. Esa es la naturaleza del cuerpo. No hay nada malo en ello. 
Si nos ponemos muy moralistas e idealistas y creemos que no somos nuestro cuerpo; que el hambre no es nuestro problema y que deberíamos incluso dejar de comer, esto no es sabiduría; es estupidez.

Cuando verdaderamente ves el origen del sufrimiento te das cuenta de que el problema es apegarse al deseo, no es el deseo en si mismo.
El apego significa ser engañado por él, creyendo de verdad que es ‘mi y mío’, ‘estos deseos son míos y hay algo malo en mi por tenerlos’ o ‘no me gusta la forma como soy ahora. Tengo que llegar a ser algo diferente’; o ‘tengo que deshacerme de algo antes de llegar a ser lo que quiero ser’... Todo esto es deseo.
Así que escúchalo con atención; sin decir que es bueno o malo sino reconociéndolo simplemente por lo que es.
(No hacer el sentimiento mío, sino tan sólo observar que hay sentimiento. Hay sentimiento, pero no hay un "yo" que siente el sentimiento. Esto es desapego; no hacerlo mío).

Si contemplamos y escuchamos los deseos, no estamos apegándonos a ellos; si no que estamos permitiéndoles ser del modo en que son.
Llegamos a comprender que el origen del sufrimiento (el deseo) se puede dejar a un lado, soltarlo.
¿Cómo soltamos?
Significa que los dejas tal como son.
No significa que los aniquilas o los deshechas. Es más el catalogarlos y dejarlos ser.
(Observarlos por lo que son, sin hacerlos propios, sin hacerlos míos. Tan sólo observar que son, sin intervenir).

Por medio de la práctica del dejar ir nos damos cuenta de que hay un origen del sufrimiento, que es el apego al deseo, nos damos cuenta de que deberíamos soltar las tres clases de deseo.
Luego, nos damos cuenta de que hemos soltado estos deseos y que ya no hay apego hacia ellos.
Cuando te descubras apegándote, recuerda que ‘soltar’ no es ‘deshacerse de’ o ‘desechar’. 
(Es no apropiarse de eso, no hacerlo propio, mío... sino reconocer que es.)
Cuando lo ves tal como es, reconociendo que es sólo deseo, ya no estás apegado a él.

Así que el método es trabajar en cada momento de la vida diaria. 
Cuando te sientes deprimido o negativo, en el momento en el que rehúsas entregarte a ese sentimiento es una experiencia iluminadora.
Cuando ves eso, no necesitas hundirte en el mar de la depresión y de la desesperación y revolcarte en él. Puedes, de hecho parar, aprendiendo a no pensártelo dos veces.
Tienes que averiguar esto por medio de la práctica ya que así sabrás por ti mismo cómo dejar ir el origen del sufrimiento (que es el apego).
Esto no significa que vas a soltar el deseo para siempre pero, en ese momento, has dejado realmente ir y lo has hecho con plena atención. Entonces, hay conocimiento directo, hay comprensión perfecta.

Al igual con los problemas personales y las obsesiones. No es cuestión de analizar y empeorar el problema interminablemente, sino de practicar el dejar las cosas irse por sí solas, soltarlas.
Al principio, dejas ir pero luego vuelves a tomarlo porque el hábito del apego es demasiado fuerte. Pero al menos tienes la idea.
Es sólo cuestión de practicar el soltar. Cuanto más realizas que puedes hacerlo, más capaz eres de sostener el estado de no-apego.

¿Cómo saber si lo has soltado?
Es importante saber cuándo has dejado ir el deseo: cuando no juzgas o intentas deshacerte de él; cuando reconoces que es exactamente tal y como es.
Cuando estás verdaderamente calmado y tranquilo, notarás que no hay apego a nada. No te quedas atrapado, intentando conseguir algo o intentando deshacerte de algo.
El bienestar es reconocer las cosas como son sin sentir la necesidad de hacer un juicio sobre ellas.

Extracto del libro  Las Cuatro Nobles Verdades, de Ajahn Sumedho

16 abril 2017

ATRAPADA EN LA ILUSIÓN



Tienes miedo de desaparecer...
permaneces aferrada a todos esos conceptos,
porque ellos te dan el alimento que necesitas
para obtener un sentido de ti mismo...

Movimiento y movimiento por doquier...
la cabeza te da vueltas y más vueltas sin parar
y algo en ti se aferra a las historias del va y ven
tomando posesión de cada una de ellas,
para poder controlar cada experiencia presenciada
y de esta manera quedar así totalmente atrapada.

Pero a pesar de permanecer envuelta totalmente en la ilusión,
sigues ahí, observando completamente todo con atención...
Y cuando fijas la atención en el acto de observar,
automáticamente te das cuenta
de que ese agarre a las historias del pensamiento
no es nada más que el mismo miedo a que desaparezca el movimiento.

Aquí sentada permaneces en silencio...
permitiendo que surja todo este movimiento...
sin ninguna intención de aferrarte a sus historias,
observando sin motivo tan misterioso juego...

Distracciones aquí, distracciones allá...
cuán imponente es todo este sueño de la ilusión...
en el que constantemente atrapada estás...
olvidándote una y otra vez de lo que realmente eres,
por caer continuamente en la creencia de que es real...
y aferrándote fuertemente a cada experiencia que percibes
obteniendo así un gran sentido de identidad.

Pero yo te digo que nada de todo esto es verdad...
secuencias y más secuencias de una historia experimentada,
en la cual absolutamente nada existe en realidad...
pues todo lo que percibes con tus sentidos es sólo un sueño
a parte del mismo acto de experimentar.

Observa y observa y mantente como observador...
y no permitas que nada te aferre a tal sueño embriagador...
permanece en el centro mismo del Silencio que Eres,
sin caer otra vez en el engaño de toda esta ilusión...

Pues sólo cuando te mantienes establecido en Ti mismo,
devienes completamente libre de todo este espejismo...
pudiendo así sentir la Totalidad de tu Existencia,
sin ningún tipo de enganche ni esclavitud 
a cada uno de los movimientos de la propia experiencia. 



Camino al Despertar

14 abril 2017

SÉ TÚ MISMO



Tenemos que funcionar en el mundo, así que no andamos por ahí tratando de ser inteligentes, sino que lo que hacemos es funcionar en el mundo como nosotros mismos.
Sé tú Mismo. Si eres tú Mismo, entonces estás a salvo.
En otras palabras, no estás tratando de ser algo. Sólo sé tú Mismo.
¿Qué significa ser tú Mismo?
Vivir espontáneamente.
La mayoría de nosotros vivimos en el pasado, y entonces nos preocupamos de lo que vamos a hacer en el futuro. Si aprendes a olvidar el pasado y el futuro, estás a salvo.
Cuando vives espontáneamente no tienes tiempo para pensar, y entonces es cuando te conviertes en el testigo. Porque los pensamientos sencillamente tratan del pasado y del futuro.

Cuando aprendes a actuar en el momento, cuando estás actuando en el momento no puedes pensar porque estás actuando. Por lo tanto, tus pensamientos están sólo en lo que estás haciendo. Y cuando eso se termina no hay pensamientos, y continúas con la siguiente cosa. Pero no trates de analizar nada en absoluto; si todo va a salir bien, si es bueno o malo, si estás haciendo algo bien o no, si es en tu favor o en tu contra, todo eso se tiene que ir.

Pasa más tiempo solo. 
Cuando no ves la televisión y no escuchas el timbre del teléfono, o te desconectas de la radio. Sólo siéntate y sé tú Mismo. Entonces experimentarás el ser puro.
Mientras estés buscando, nunca lo encontrarás. Después de todo, ¿qué es lo que estás buscando? 
Estás buscando algo que ya eres. Es por eso que nunca podrás encontrarlo. Si no fueras eso, entonces deberías buscarlo, pero ya eres eso, así que la búsqueda se hace infructuosa.

Ve más allá de los conceptos, anhelos, deseos y estarás a salvo. 
Porque una vez que tú mismo te elevas, nada puede tocarte de nuevo. El mundo ya no tiene ningún poder sobre ti.
El mundo sólo tiene poder sobre ti cuando te identificas con un cuerpo. Si te identificas con un cuerpo, entonces el mundo se hace real, los objetos se hacen reales, las situaciones se hacen reales, el universo se hace real, Dios se hace real, todo se convierte en realidad y tú vives en la dualidad. Así que un día estás sufriendo, y al día siguiente estás contento. La felicidad conduce al sufrimiento, y el sufrimiento conduce a la felicidad.

Tan pronto como aprendas a ir más allá y vives espontáneamente todo lo que acontece, todo sufrimiento cesa.
Después de todo, ¿para quién es el sufrimiento?
Para quien se identifica con el pensamiento.

Por ejemplo, te han despedido de tu trabajo. Empiezas a preocuparte por ello y esto te conduce a preocuparte por el futuro, porque cuando te preocupas por el pasado, al ser despedido, vas a empezar a preocuparte y pensar, "¿Cómo voy a pagar el alquiler el mes que viene? ¿Cómo compraré comida?" Y a la mente le encanta eso. Comienza a alimentarse más de ti.
Muy pronto te imaginas desahuciado de tu casa y te ves a ti mismo en las colas de la asistencia social, y te ves a ti mismo convertido en una persona sin hogar, y efectivamente lo haces, porque eso es lo que tú crees. Ahí es adonde tu mente te está guiando.

Mientras sientas que tienes una mente, se vuelve muy, muy poderosa. Entonces puedes decir que "Los pensamientos son cosas", porque tus pensamientos se materializan en este mundo de los efectos, que tú crees que es real.
Después, si empiezas a preocuparte por tu trabajo, por ser despedido, y empiezas a preocuparte por la comida, y empiezas a preocuparte por los desahucios y todas esas cosas, en realidad te estás diciendo a ti mismo mentalmente, "Eso es lo que quiero que suceda", y siempre consigues lo que quieres.
Tienes que observarte.

El secreto no es cambiar tus pensamientos, sino deshacerte de tus pensamientos completamente.
No estamos tratando de cambiar los pensamientos negativos en pensamientos positivos, porque todos los pensamientos positivos conducen a los pensamientos negativos, y los pensamientos negativos conducen a los pensamientos positivos, es la dualidad. Estamos tratando de trascender todo el plan, de ir más allá, y eso es lo que sucede cuando vives espontáneamente, sucede por sí mismo.
Vivir espontáneamente es una meditación. No te preocupes por los frutos de tus esfuerzos. Todo cuidará de ti mismo, de sí mismo.
Deja de identificarte con las historias de tu vida e identifícate con lo que está más allá de todo eso... el Silencio que Eres. Identifícate con el Silencio que Eres.

Cuando hay silencio en la mente, eso significa deshacerte de todos los conceptos, de todos los deseos, de todas las necesidades, de todas las penurias, de todas las heridas, te olvidas de todo, entonces el verdadero Ser, que eres tú, comienza a tomar el control. Y automáticamente, harás o gravitarás hacia el lugar donde tienes que estar. Todo sucederá por sí mismo, pero no pienses en eso. No pienses en nada. Aprende cómo calmar tu mente. Aprende a aquietar tu mente como un lago tranquilo.
Un lago tranquilo puede captar una imagen, puede reflejar el sol, las estrellas, la luna, los árboles, la hierba. Un lago bullicioso no puede reflejar nada. Por lo tanto, cuando aprendes a aquietar la mente reflejas el Ser, y el Ser es siempre armonía, siempre dicha, siempre sat-chit-ananda, siempre la realidad absoluta, siempre la unidad absoluta. Eso es tu verdadero Ser. Eso es lo que realmente eres. Todo depende de ti.

Esto no significa que tienes que quedarte en casa y meditar todo el día. Significa que puedes ocuparte de tu negocio. Puedes trabajar. Puedes no trabajar. Puedes ir a ver una película. Puedes ver la televisión. Puedes hacer lo que quieras, pero nunca te identifiques con el objeto. Nunca te identifiques con lo que el cuerpo está haciendo. Deja que el cuerpo haga lo que vino a hacer aquí, pero mantén a tu mente y a ti mismo en tu corazón, en la luz, en la consciencia.
Aquieta tu mente de la forma que quieras, sea cual sea el método que utilices. Conviértete en el observador de tus pensamientos. Utiliza la atención plena, la auto-indagación, cualquier método que tengas que usar, úsalo, pero hazlo durante todo el día, ese es el secreto. No sólo cuando vienes aquí, no sólo una hora al día, sino durante todo el día.

Entonces, ¿cómo te las arreglas si vas a tu trabajo y te despiden? En lugar de preocuparte, pregúntale a ti mismo: "¿A quién le está sucediendo esto? ¿Quién está pasando por esta experiencia? Yo soy".
Aférrate al yo con todas tus fuerzas. Sigue al yo hasta su fuente. Mira al yo como si fuera un hilo que parece estar conectado desde la fuente a lo que estás pensando. Y todos tus pensamientos están ligados al ese hilo, al yo-hilo. Todos tus temores, todas tus frustraciones, todos tus deseos, todo está ligado al yo-hilo, y mientras te aferras a eso fuertemente, síguelo, síguelo hasta el centro del corazón. Entonces simplemente parece desaparecer.
La razón por la que digo que parece desaparecer es porque para empezar nunca existió, así que parece desaparecer.
Pero una vez que ocurre eres libre y no te verás afectado por ninguna condición mortal y serás feliz.
Pero cuando digo que serás feliz, no me refiero a la felicidad humana. Me refiero a feliz-feliz, verdaderamente feliz, sin razón. Una vez más, como tu verdadera naturaleza es felicidad, tu verdadera naturaleza es dicha. Cuando te deshaces de las otras cosas tu verdadera naturaleza brilla sin esfuerzo.

Es por eso que llamamos a este el sendero sin sendero, porque en realidad no hay sendero. Sólo hay una quietud de la mente, siguiendo al yo hasta su fuente. Entonces, de repente te conviertes en omnipresencia, te conviertes en omnisciencia, te conviertes en omnipotencia. Entonces puedes decir: "Yo soy El que soy", pero no quedará nadie que diga nada realmente. Simplemente disfrutarás de la luz del sol de tu amor, de tu felicidad, de tu dicha.



Robert Adams  

BUSCADOR, DISCÍPULO Y DEVOTO



¿Cuál es la diferencia entre un buscador, un discípulo y un devoto?

Un "buscador" es una persona bendecida, porque debido a las experiencias anteriores en diferentes vidas, ha tenido la suerte de comenzar la búsqueda de la verdad. Un buscador pasa muchos años, quizás muchas encarnaciones, buscando la verdad. Pero el error que comete es que va de maestro en maestro, del Hatha Yoga al Karma Yoga, del Bhakta Yoga al Kundalini Yoga. Va del cristianismo al hinduismo, del budismo al hinduismo, del budismo al Zen, del Zen al Tao. Y el buscador sigue adelante pasando de uno a otro, de uno a otro, de uno a otro. El buscador aún no ha practicado nada. Sólo escucha en diferentes reuniones. Lee un libro tras otro sobre todo tipo de temas. Se vuelve muy intelectual en lo que se refiere a las enseñanzas de la verdad, y es capaz de disertar de todo bajo el sol. Puede hablar de todo. Tiene todo tipo de retórica. Sabe acerca de todo tipo de temas espirituales, pero nunca ha tenido una experiencia espiritual. Y esto puede ser peligroso si no encuentra un maestro eficiente que le explique lo que está haciendo, ya que puede seguir así durante todas sus vidas, y pasar de una vida a la otra, de una vida a la siguiente, de una vida a la siguiente. Seguirá siendo un buscador, ya que el camino se vuelve interesante.

¿Sabéis a qué se parece? Se parece a un rey que te ha invitado a compartir el reino con él. Y vive en doscientos acres de tierra. La tierra es hermosa. Así que conduces hasta la entrada principal del reino y sigues el camino hacia la casa del rey, pero ves unas bonitas flores y quedas fascinado. Te olvidas del rey y te enredas en la agricultura y empiezas a plantar nuevas flores y te implicas en la plantación de flores. Pero entonces recuerdas al rey y comienzas a conducir. Pero esta vez ves unas hermosas cuevas y formaciones rocosas. Te quedas fascinado y te detienes de nuevo y te implicas en la formación de las rocos y las cuevas. Te olvidas el rey. Pasan los años y recuerdas al rey de nuevo. Así que sigues hacia adelante y esta vez ves a unas bailarinas que bailan en la hierba, en las flores, en la maleza. Te quedas fascinado con eso y te pasas años con ese tema, y así sucesivamente. Nunca llegas hasta el rey. Si hubieras llegado hasta el rey, él habría compartido el reino. Eso es lo que hace un buscador. Un buscador se queda fascinado por diferentes enseñanzas, y compra todos los libros sobre esa enseñanza particular, se convierte en un buen lector, pero nunca tiene una experiencia espiritual.

Ahora llegamos al discípulo. El discípulo es un buscador que ha sido tocado por una enseñanza. El discípulo descubre el zen y simplemente le encanta. Pero en vez de estar con un maestro, el discípulo va de un maestro zen a otro maestro zen, y a otro maestro zen. No como el buscador que va de una enseñanza a otra. Al menos el discípulo se ha establecido y se queda con el maestro por un tiempo, luego se va a otro maestro zen, y luego a otro maestro zen. Y sigue así de encarnación en encarnación.

Ahora, un devoto es completamente diferente. Un devoto ha encontrado el sendero que está buscando y el maestro que quiere. Así que se convierte en el sendero, se convierte en la enseñanza y se convierte en el maestro. Se dedica a ese sendero particular en el que está. Se convierte en algo recíproco. Un devoto se da cuenta de que el maestro de su sendero Zen ha dejado todo para enseñar el sendero, así que se ocupa de las necesidades del maestro, se asegura de que el sendero es el adecuado para todo el mundo, y se dedica por completo a ese sendero particular. Entonces, ¿qué pasa con esa clase de devoto? Muy pronto se fusiona con la consciencia del maestro y se vuelve uno con él y se convierte en un realizado.
Y esa es la diferencia básica entre un buscador, un discípulo y devoto.

Robert Adams 

22 marzo 2017

EL JUEGO DEL "YO"



Todo es un juego...
absolutamente todo es realmente un solo juego...
no hay nada más que descubrir...
no hay que seguir buscando...
todo lo que anhelas, ya está Aquí..
Tú eres Eso.

Estamos identificados con nuestro cuerpo físico...
tenemos la total creencia de que somos este cuerpo,
y también creemos que somos nuestros pensamientos,
los cuales derivan a nuestras emociones...
Basamos toda nuestra existencia en función de nuestras experiencias...
Todos los acontecimientos y situaciones, absolutamente todo lo que percibimos y experimentamos, nos lleva a crear nuestra historia de vida...
Por tanto, nos formamos una identidad basada en nuestro cuerpo, nuestros pensamientos, emociones y nuestra historia...
Así es como nace el "yo".

Pero, ¿quién es este yo?
Búscalo... 
¿Dónde está realmente este yo? ¿Puedes encontrarlo?
¿Quién es este yo que observa cómo respiro… 
Quién es este yo que observa cómo me visto, cómo pienso, cómo hablo, cómo me muevo?
¿Quién es este yo? 
¿Es el cuerpo?...
No puede ser el cuerpo. 
El yo no puede ser el cuerpo porque cuando vamos a dormir por la noche, durante el descanso, el cuerpo reposa y yo sigo experimentando historias, sueños... yo sigo ahí en medio de todas esas experiencias ilusorias mientras el cuerpo descansa sobre la cama…
Por tanto, yo no puedo ser el cuerpo. Y si no soy el cuerpo, ¿quién soy?
¿Dónde está el yo?... 
Búscalo bien...
¿En qué lugar está el yo?... ¿Puedes señalarlo?

El yo no está en ningún sitio... 
No puedo señalarlo…
no hay nadie ahí...
solo hay espacio, vacío, nada, silencio...
puedes comprobarlo por ti mismo...

¿Quién es el que está leyendo estas letras?...
Lo más probable es que tu respuesta sea "yo"...
Señalas a tu cuerpo, como diciendo, soy yo. Pero realmente, no eres tu cuerpo.
¿Quién es este yo? 
¿dónde está el yo?
Búscalo...

¿Has podido encontrarlo?
Efectivamente, el yo no puede ser encontrado, pues no existe en realidad...
Todo, absolutamente todo es nada, vacío, es cero, es silencio..
pero al mismo tiempo, esta nada, este vacío, es todo...
Esta es la Gran Paradoja.
Todo es Nada y Nada es Todo...

Nada de lo que percibimos en el mundo de la forma existe en realidad... todo son apariencias, proyecciones de la misma Conciencia Pura, proyectada en infinitas posibilidades...
Del Vacío surge toda la creación...pero nada de lo que existe en las dimensiones manifestadas de la creación, nada es Verdadero, es tan sólo un reflejo...
Es como cuando me miro al espejo... cuando veo mi rostro reflejado en el espejo... ¿cuál de los dos es real y cuál es falso?...
El reflejo en el espejo es falso, es la proyección...

Lo mismo sucede con lo que Es (la Conciencia Pura, el Absoluto):
a través de la mente, se refleja a sí misma manifestándose en formas físicas… crea un reflejo manifestado de sí mismo... y se deleita tanto en tal reflejo que acaba creyendo que es el reflejo mismo... olvidándose que en realidad, lo manifestado es tan solo un espejismo... no existe como Verdad, sólo existe como apariencias. Igual que el reflejo de nuestro rostro en el espejo; existe pero es una apariencia.
Por tanto, todo lo que experimentamos, percibimos, son apariencias, son proyecciones... 
Absolutamente toda esta vida que creemos vivir, es tan sólo un juego; el juego del experimentar...
y ¿qué propósito hay en este vivir, en este experimentar?
¿para qué estamos aquí?

Realmente, si profundizas en tu interior, puedes ver que no hay ningún propósito... 
No hay en absoluto ningún propósito...
Solo hay lo que Es...
y lo que Es... simplemente Es.
El Absoluto no tiene ningún propósito, simplemente Es...
Y cuando se identifica con su propio reflejo (el mundo manifestado), se aleja del reconocimiento de sí mismo y cae en el olvido de sí mismo, generando así un falso personaje, el "yo". Una identidad separada.
Aquí es cuando empieza el juego.

Así que mientras sigas creyendo que eres el cuerpo, tu identidad y tu historia, seguirás atrapado en esta esclavitud, llamada Samsara, maya o matrix, la cual te producirá todo tipo de sufrimiento.

Tener un cuerpo es la principal esclavitud, ya que todo, absolutamente todo lo que un ser humano debe hacer es alimentar su cuerpo... y para poder hacerlo, ha creado un sistema social en el cual se hacen todo tipo de actividades para "ganarse el sustento"...
Pero todo esto sólo forma parte del mismo juego...

¿Has deseado alguna vez poder dejar de participar en este juego?
En la infancia te ves obligado a estudiar para poder así, en la etapa adulta lograr un trabajo bien remunerado, para poder cubrir todas las necesidades que requiere el cuerpo físico...
¿Tanta esclavitud y tanto sufrimiento sólo para eso? ¿alimentar al cuerpo y tenerlo limpio y descansado?
¿Te has parado a pensar alguna vez cómo puedes liberarte de tal sometimiento y esclavitud?

La respuesta es la siguiente:
Mientras sigas creyendo que eres o tienes un cuerpo, y que todo lo que se tiene que hacer en la vida es esforzarse para poder alimentar el cuerpo y cubrir sus necesidades, estarás sometido bajo este juego y totalmente esclavizado...
Date cuenta de que todo esto es tan sólo el reflejo del espejo, no es la realidad... la Realidad eres Tú pero estás totalmente alejado de Ti Mismo...
Al creer que eres la apariencia manifestada, te has olvidado de Ti Mismo y por tanto, estás desconectado de Ti Mismo...
Mientras sigas desconectado, deberás jugar a este juego...
Pero cuando empieces a dejar de prestarle atención al juego y vuelvas tu atención hacia adentro... hacia lo que Realmente Eres... entonces Lo que Es te envolverá en un abrazo de Amor... y te fundirás en él.

Mientras eres un "yo", alejado de Ti Mismo, Eso que Es, te quita el abrazo y entonces debes jugar al juego de esforzarse para poder alimentar el cuerpo...
Pero cuando dejas de prestar atención al mundo de las apariencias y tu principal enfoque es la Unión, la Devoción con Ti Mismo, entonces, Eso te envuelve en el abrazo y el juego se acaba...
El juego se acaba porque cuando vives unido al Ti Mismo, y tu prioridad más importante es Ser en Ti Mismo, solo entonces, es cuando todo te es dado para gozar en el Amor de Ti mismo.
Ya no hay separación... y al no haber separación, al no haber dos yoes (el Real y el que se refleja en el espejo), permaneces en la Abundancia y la Gracia que Eres... y todo se te es dado.
Solo un "yo" separado permanece en la carencia, debido a la sensación de ser separado de Todo.

Así que lo más importante y principal en este juego, es Reconocerte y Establecerte en lo que Eres Realmente.
Cuando pones esto como prioritario en tu vida, todos los "problemas" desaparecen y Lo que Es cuida de Si Mismo.



Camino al Despertar 

14 marzo 2017

TODO ES UN JUEGO



Todo es un juego...
absolutamente todo es realmente un solo juego...
no hay nada más que descubrir...
no hay que seguir buscando...
todo lo que anhelas, ya está Aquí..
Tú eres Eso.

Estamos identificados con nuestro cuerpo físico...
tenemos la total creencia de que somos este cuerpo,
y también creemos que somos nuestros pensamientos,
los cuales derivan a nuestras emociones...
Basamos toda nuestra existencia en función de nuestras experiencias...
Todos los acontecimientos y situaciones, absolutamente todo lo que percibimos y experimentamos, nos lleva a crear nuestra historia de vida...
Por tanto, nos formamos una identidad basada en nuestro cuerpo, nuestros pensamientos, emociones y nuestra historia...
Así es como nace el "yo".

Pero, ¿quién es este yo?
Búscalo... 
¿Dónde está realmente este yo? ¿Puedes encontrarlo?

¿Quién es este yo que observa cómo me visto, cómo pienso, cómo hablo, cómo me muevo?
¿Quién es este yo? ¿Es el cuerpo?...
No puede ser el cuerpo. El yo no puede ser el cuerpo porque cuando vamos a dormir durante el descanso, el cuerpo reposa y yo sigo experimentando historias, sueños...
Por tanto, yo no puedo ser el cuerpo. Y si no soy el cuerpo, ¿quién soy?
¿Dónde está el yo?... 
Búscalo bien...
¿En qué lugar está el yo?...

El yo no está en ningún sitio... no hay nadie ahí...
solo hay espacio, vacío, nada, silencio...
puedes comprobarlo por ti mismo...

¿Quién es el que está leyendo estas letras?...

Lo más probable es que tu respuesta sea "yo"...
¿Quién es este yo? ¿dónde está el yo?
Búscalo...
¿Has podido encontrarlo?

Efectivamente, el yo no puede ser encontrado, pues no existe en realidad...
Todo, absolutamente todo es nada, vacío, es cero, es silencio..
pero al mismo tiempo, esta nada, este vacío, es todo...
Esta es la Gran Paradoja.
Todo es Nada y Nada es Todo...

Nada de lo que percibimos en el mundo de la forma existe en realidad... todo son apariencias, proyecciones de la misma Conciencia Pura, proyectada en infinitas posibilidades...
Del Vacío surge toda la creación...pero nada de lo que existe en las dimensiones manifestadas de la creación, nada es Verdadero, es tan sólo un reflejo...
Es como cuando me miro al espejo... cuando veo mi rostro reflejado en el espejo... ¿cuál de los dos es real y cuál es falso?...
El reflejo en el espejo es falso, es la proyección...

Lo mismo sucede con lo que Es (la Conciencia Pura, el Absoluto):
a través de la mente, crea un reflejo manifestado de sí mismo... y se deleita tanto en tal reflejo que acaba creyendo que es el reflejo mismo... olvidándose que en realidad, lo manifestado es tan solo un espejismo... no existe como Verdad, sólo existe como apariencias (igual que el reflejo de nuestro rostro en el espejo).

Por tanto, todo lo que experimentamos, percibimos, son apariencias, son proyecciones... 
Absolutamente toda esta vida que creemos vivir, es tan sólo un juego; el juego del experimentar...
y ¿qué propósito hay en este vivir, en este experimentar?
¿para qué estamos aquí?

Realmente, si profundizas en tu interior, puedes ver que no hay ningún propósito... 
No hay en absoluto ningún propósito...
Solo hay lo que Es...
y lo que Es... simplemente Es.

El Absoluto no tiene ningún propósito, simplemente Es...
Y cuando se identifica con su propio reflejo (el mundo manifestado), se aleja del reconocimiento de sí mismo y cae en el olvido de sí mismo, generando así un falso personaje, el "yo".
Aquí es cuando empieza el juego.
Así que mientras sigas creyendo que eres el cuerpo, tu identidad y tu historia, seguirás atrapado en esta esclavitud, la cual te producirá todo tipo de sufrimiento.

Ser un cuerpo es la principal esclavitud, ya que todo, absolutamente todo lo que un ser humano debe hacer es alimentar su cuerpo... y para poder hacerlo, ha creado un sistema social en el cual se hacen todo tipo de actividades para "ganarse el sustento"...
Pero todo esto sólo forma parte del mismo juego...

¿Has deseado alguna vez poder dejar de participar en este juego?
En la infancia te ves obligado a estudiar para poder así, en la etapa adulta lograr un trabajo bien remunerado, para poder cubrir todas las necesidades que requiere el cuerpo físico...
¿Tanta esclavitud y tanto sufrimiento sólo para eso? ¿alimentar al cuerpo y tenerlo limpio y descansado?
¿Te has parado a pensar alguna vez cómo puedes liberarte de tal sometimiento y esclavitud?

La respuesta es la siguiente:
Mientras sigas creyendo que eres o tienes un cuerpo, y que todo lo que se tiene que hacer en la vida es esforzarse para poder alimentar el cuerpo y cubrir sus necesidades, estarás sometido bajo este juego y totalmente esclavizado...
Date cuenta de que todo esto es tan sólo el reflejo del espejo, no es la realidad... la Realidad eres Tú pero estás totalmente alejado de Ti Mismo...
Al creer que eres la apariencia manifestada, te has olvidado de Ti Mismo y por tanto, estás desconectado de Ti Mismo...
Mientras sigas desconectado, deberás jugar este juego...
Pero cuando empieces a dejar de prestarle atención al juego y vuelvas tu atención hacia adentro... hacia lo que Realmente Eres... entonces Lo que Es te envolverá en un abrazo de Amor...

Mientras eres un "yo", alejado de Ti Mismo, Eso que Es, te quita el abrazo y entonces debes jugar al juego de esforzarse para poder alimentar el cuerpo...
Pero cuando dejas de prestar atención al mundo de las apariencias y tu principal enfoque es la Unión, la Devoción con Ti Mismo, entonces, Eso te envuelve en el abrazo y el juego se acaba...
El juego se acaba porque cuando vives unido al Ti Mismo, y tu prioridad más importante es Ser en Ti Mismo, solo entonces, es cuando todo te es dado para gozar en el Amor de Ti mismo.
Ya no hay separación... y al no haber separación, al no haber dos yoes (el Real y el que se refleja en el espejo), permaneces en la Abundancia y la Gracia que Eres... y todo se te es dado.
Solo un "yo" separado permanece en la carencia, debido a la sensación de ser separado de Todo.

Así que lo más importante y principal en este juego, es Reconocerte y Establecerte en lo que Eres Realmente.
Cuando pones esto como prioritario en tu vida, todos los "problemas" desaparecen y Lo que Es cuida de Si Mismo.

Camino al Despertar 

28 febrero 2017

LOS CUATRO PRINCIPIOS PARA SABER QUE ESTÁS CERCA DE LA AUTO-REALIZACIÓN




1. PRINCIPIO NÚMERO UNO: Tienes un sentimiento, la total comprensión de que todo lo que ves, todo en el universo, en el mundo, emana de tu mente.
En otras palabras, sientes esto. No tienes que pensar en ello, o tratar de provocarlo. Viene por sí mismo. Se convierte en una parte de ti.
La comprensión de que todo lo que ves, el universo, las personas, los gusanos, los insectos, el reino mineral, el reino vegetal, tu cuerpo, tu mente, todo lo que aparece, es una manifestación de tu mente.
Tienes que tener ese sentimiento, esa profunda comprensión, sin pretenderlo.

Entonces te preguntas, "¿En qué pienso todo el día?"
Por supuesto, si tienes miedo de algo, si estás preocupado, si crees que algo anda mal en alguna parte, si piensas que estás sufriendo por una pérdida, o limitación, o enfermedad o cualquier cosa, entonces estás fuera de ello por completo, porque no estás comprendiendo que todas estas cosas son simplemente una manifestación de tu propia mente.
Y si estás preocupado por estas cosas, te estás apegando a la falsa imaginación. Has estado apegado a la energía del hábito durante muchos años y todos esos apegos y creencias provienen de la energía del hábito.

Es como ver un programa de televisión y te identificas con uno de los personajes, cuando sabes que ni siquiera estás en la televisión. Pero crees que eres uno de los personajes de la serie de televisión. Lo mismo sucede con el mundo.
No te involucres. No me refiero a que te vuelvas pasivo. Me refiero a que tu cuerpo hace lo que se supone que tiene que hacer. Recuerda, tu cuerpo vino a esta tierra para hacer algo. Él hará algo sin tu conocimiento. Se cuida de sí mismo, no te preocupes. Pero no identifiques tu cuerpo con tu Ser. Son diferentes. Tu cuerpo no es tu Ser.

Por lo tanto, el primer principio para ver lo cerca que estás de la auto-realización es: No sientes que te estás identificando con el mundo. Estás separado y te sientes feliz, porque tu estado natural es la felicidad pura.
Una vez que te identificas con las cosas del mundo, lo estropeas. La felicidad desaparece, se disipa. Pero cuando estás separado de las cosas mundanas la felicidad es automática, hermosa, felicidad pura. Viene por sí misma. Así que ese es el primer principio.

2. PRINCIPIO NÚMERO DOS: Tienes que tener un fuerte sentimiento, una comprensión profunda, de que eres no-nacido.
Tú no has nacido, no experimentas una vida y no desapareces, no mueres. Tú no has nacido, no tienes una vida y no mueres.
Tienes que sentir esto, que eres de lo no-nacido. ¿Te das cuenta lo que esto significa? No hay una causa para tu existencia. No hay una causa para tu sufrimiento. No hay una causa para tus problemas.

Algunos de ustedes todavía creen en la causa y el efecto. Esto es cierto en el mundo relativo (el mundo de las apariencias), pero en el mundo de la realidad no hay una causa. Nada ha sido hecho jamás. Nada ha sido creado jamás. No hay creación. Sé que es difícil de comprender.
¿Cómo puedo yo existir si no he nacido, no tengo vida y no desaparezco en la vejez?
Tú existes como Yo-soy, siempre has existido y siempre existirás. Tú existes como inteligencia pura, como realidad absoluta. Esa es tu verdadera naturaleza. Tú existes como sat-chit-ananda. Existes como consciencia bienaventuranza, pero existes. Existes como vacuidad, como nirvana, pero existes. Así que no te preocupes de ser no-existente. Pero no existes como el cuerpo. No existes como persona, lugar o cosa. ¿Sientes eso?
Si tienes un fuerte sentimiento acerca de eso, entonces estás cerca de la auto-realización.

3. PRINCIPIO NÚMERO TRES: Tú eres consciente y tienes un profundo conocimiento de la no egoidad de todas las cosas, que todo no tiene ego.
No estoy hablando sólo de los seres sintientes, estoy hablando del reino mineral, el reino vegetal, el reino animal, el reino humano. Nada tiene un ego. No hay ego. ¿Y te das cuenta de lo que esto significa? Significa que todo es sagrado. Todo es Dios.
Solo cuando el ego viene, Dios desaparece, lo que llamamos "Dios".
Todo se convierte en Dios, tienes veneración por todo, cuando no hay ego, tienes veneración por todo el mundo y todas las cosas.

Así que tienes que ser consciente de la no egoidad de todas las cosas. Los animales no tienen ego, los minerales no tienen ego, los vegetales no tienen ego, y los humanos no tienen ego. No hay una causa, por lo que no puede haber un efecto. Sólo hay consciencia divina, y todo se convierte en la consciencia divina. Así que si miras a tu prójimo y a los animales y todo lo demás como siendo sin ego, los verás como a tu Ser. ¿No puedes verlo?

Es el ego lo que causa separación. Cuando estoy lleno de ego, me hago fuerte dentro de mí. Me vuelvo totalmente separado. Así que cuanto más te gustas como persona, más grande es tu ego. Dices: "Entonces, ¿yo no debo gustarme a mi mismo?". Debes amarte a ti mismo, pero ¿de qué yo estamos hablando? No estamos hablando de tu yo-cuerpo, porque este va y viene. Estamos hablando de tu Ser permanente que siempre ha estado aquí. Y tu Ser permanente es yo, es usted, es el mundo, es el universo, es todo, eso es tu Ser permanente, no egoidad.
Ese es el único momento en que puedes amar a tus semejantes, cuando no tienes ego.
Así es como puedes saber donde estás, si estás cerca de la auto-realización.

4. PRINCIPIO NÚMERO CUATRO: Tienes una convicción profunda, una comprensión profunda, un sentimiento profundo de lo que es realmente la auto-realización de la noble sabiduría.
¿Qué es la Realización del Ser de la Noble Sabiduría para ti? 
Nunca puedes saberlo tratando de averiguar lo que es, porque es la realidad absoluta. Sólo puedes saberlo averiguando lo que no es.
Así que dices: "No es mi cuerpo, no es mi mente, no es mis órganos, no es mi pensamiento, no es mi mundo, no es mi universo, no es los animales, o los árboles, o la luna, o el sol, o las estrellas, no es ninguna de esas cosas".
Cuando has pasado por todo y no queda nada, eso es lo que es; nada, vacuidad, nirvana, la unicidad última.


LOS 3 MÉTODOS PARA LOGRAR LA AUTO-REALIZACIÓN

1. PRIMER MÉTODO: Es la auto-entrega, cuando nos entregarnos completamente a Dios, o al Ser.
Pero esto es difícil de hacer para la mayoría de la gente. Parece fácil, pero no lo es. Esto significa que no tienes vida propia. 
Entregas completa y totalmente todo a Dios. Cada parte de tu vida va a Dios. "No mi voluntad, sino la tuya". Eso es devoción, bhakti. 
Una vez más, parece fácil para algunas personas, pero no lo es cuando te adentras en ello, porque significa que cada decisión que tengas que hacer queda en manos de Dios.
Entregas tu mente a Dios, total, completa y absolutamente. Y eso te lleva a la auto-realización.

2. SEGUNDO MÉTODO: Es la atención plena (mindfulness), cuando somos el testigo. Observándote a ti mismo continuamente. Observando tus pensamientos. Observando tus acciones. Sentándote en meditación y observando lo que ocurre en tu mente. No trates de cambiar o corregir nada. Sólo observar. Siendo el testigo de tus pensamientos en la meditación y de tus acciones en el estado de vigilia.

3. TERCER MÉTODO: Es la auto-indagación.
Pregúntate: "¿A quién vienen estos problemas? ¿A quién viene este karma? ¿A quién viene este sufrimiento? ¿Viene a mí?
Bien, ¿qué es mí? Yo soy mí. 
¿Quién soy yo? ¿De dónde viene el yo?" 
Y sigue al yo hacia su fuente. 

Puedes utilizar cualquiera de los tres métodos, el que más te convenga. Pero por favor haz algo, no desperdicies tu vida con frivolidades, trabaja en ti mismo si quieres ser libre.
Esto no significa que tienes que dejar de ir al cine o a trabajar, ni nada. No dejas de hacer nada. Simplemente que seas consciente de lo que estás haciendo.
Te conviertes en un ser consciente. Te vuelves consciente de tus acciones. Te conviertes en amoroso, compasivo, amable con todas las personas. Dejas de estar pendiente por ser el número uno. La mayoría de nosotros dice: "El número uno. Soy el número uno". Olvídalo. Así es como sufres, eso es ego. Es difícil de entender, cuando renuncias a tu ego, ¿cómo puedes tener una vida mejor? Pero la tienes. Pruébalo y verás.

Cuando dejas de pensar acerca de ti mismo, y empiezas a reflexionar en ti mismo, sin embargo tú mismo te vuelves omnipresente, eso significa que estás pensando en los demás como tú mismo. Así que si cualquier ser humano sufre, tú sufres también. 
En otras palabras, si quieres ayudar a tus semejantes, si quieres hacer de este mundo un mundo mejor en el que vivir, encuéntrate a ti mismo primero, y todo lo demás se cuidará de sí mismo.


Robert Adams 

20 febrero 2017

EN EL SILENCIO



Cuando meditamos de esta manera (en silencio), es con el fin de vaciar la mente. La mente es como un cubo de basura. Está llena de ideas preconcebidas, pensamientos, conceptos, no sólo de esta vida, sino de vidas anteriores. Hay un montón de cosas en esa mente. En verdad no hay mente, pero siempre y cuando estás expresando conceptos, ideas, opiniones, entonces estamos hablando de una mente.

Cuando te sientas en meditación silenciosa y miras tus pensamientos, observa cómo van y vienen. Observa el tipo de pensamientos que vienen a ti. No tratamos de cambiarlos. No repetimos afirmaciones. Simplemente observa los pensamientos y se irán por su propia cuenta.
Esta es la forma de tratar con la mente. Observa tus pensamientos, conviértete en el testigo de tus pensamientos o pregúntate, "¿A quién vienen estos pensamientos?" 
Si haces esto con regularidad, llegará el día en que serás totalmente libre y te darás cuenta y entenderás lo que quiero decir cuando digo: "Tú eres no-nacido, tú eres el nirvana, vacuidad".

Todo es no-nacido. Nada existe realmente y la única explicación es, es como un sueño. 
Cuando tienes un sueño, ¿le das nacimiento a todo?
El sueño simplemente comienza, con todo lo que aparece. Tu no lo inicias, o lo terminas. El sueño simplemente comienza de la nada y continúa hasta que te despiertas.

Todas las cosas que te interesan, todos tus temores, todas tus frustraciones, bienes y males, todas tus alegrías y tristezas, es todo un sueño. Y cuanto más te apegas a él, más humano te vuelves.
Es como estar apegado a un sueño del que nunca despiertas y sigues viviendo el sueño. Por consiguiente, creas tu propia reencarnación, porque estás apegado a la persona, lugar y cosa. Y esto te atrae de nuevo a un cuerpo, una y otra y otra vez hasta que aprendes a soltar, hasta que empiezas a practicar, la vacuidad.

Por lo tanto te haces la pregunta: "Entonces ¿existo yo?" 
Tienes que preguntarte: "¿Qué quiero decir con yo? ¿Existo como un ser humano? ¿Como mecanismo que reacciona? ¿Como una persona que se enciende y se apaga?"
Puedes preguntar, "¿Qué soy, nada?"
No, la vacuidad no es nada (ninguna cosa). Se llama vacuidad porque significa que nada existe como aparece. Pero hay algo, una fuerza misteriosa que es la encarnación del amor, compasión, paz, felicidad, alegría, dicha. Sin embargo, esas palabras no tienen sentido. No le hacen justicia porque hay mucho más detrás de eso. Tienes que experimentarlo para entenderlo. Tienes que experimentar para ir más allá de la causa.

Basta decir, que tú como tú, existes ahora como vacuidad plena. Eres inteligencia pura, conciencia pura, la realidad absoluta, el nirvana. ¡Justo como eres ahora mismo! No pienses en ello, si piensas en ello lo echas a perder, justo como eres en este momento. Tú eres inteligencia pura, realidad absoluta, tú eres lo no nacido, pero cada vez que viene un pensamiento a tu mente lo echas a perder.

Un gran Maestro dijo: "No os preocupéis por lo que debéis comer, por lo que debéis vestir, adónde debéis ir, sino buscad primero el reino de los cielos y todas estas cosas se os darán por añadidura".
Pero, ¿con qué frecuencia piensas?
La mayoría de la gente piensa a cada momento, siempre estás pensando, preocupado, tratando de corregir algo, tratando de entenderlo. Y eso es lo que evita el reino de los cielos.

Entonces, ¿qué hacer?, nada. No trates de arreglar nada. Ni siquiera trates de cambiar. Simplemente que seas tu Ser, tal y como eres en realidad. Deja el mundo solo. Deja las cosas solas, deja la gente sola.

Así que dices, "¿Cómo puedo existir? ¿Tengo que ir a trabajar? ¿Tengo que mezclarme con la gente? ¿Tengo que tomar decisiones?" No tengas miedo. Harás todas esas cosas, pero será diferente. Comprenderás totalmente que tú no eres el hacedor.
Tu cuerpo vino a esta tierra para hacer algo y hará su tarea. Tú no tienes absolutamente nada que ver con eso. Deja de luchar, deja de intentar hacer que las cosas sucedan, mantén tu mente en tu Ser.
¿Qué quiero decir cuando digo: "Mantén tu mente en ti mismo?" Tu verdadero Ser es tu corazón. No tu corazón humano, sino tu corazón espiritual. Tu corazón es Dios. Mantén tu mente establecida en Dios en tu corazón.

En otras palabras, no dejes que tu atención vaya hacia el exterior. Cuando tu atención se dirige al exterior, se producen condiciones. Cuando mantienes tu atención centrada en tu corazón, de repente encuentras la paz, la felicidad pura viene por sí misma.
Tenemos que dejar que el poder que no entendemos cuide de nosotros. Este poder misterioso sabe cuáles son tus necesidades.

Recuerdo la primera vez que vi una foto de Ramana Maharshi en mi adolescencia y tenía que ir a la India a verlo. No tenía ni idea de cómo, ¿por qué? No tenía dinero. Un par de meses más tarde, mi tía murió y me dejó catorce mil dólares. Y dejé a mi familia y me fui a la India. No sé por qué. Y ha sido así toda mi vida.
Así que he aprendido a entregar mis necesidades, mis deseos, mi ego, al poder que conoce el camino. Y este poder siempre te llevará sobre un torrente de bienaventuranza para tu mayor bien, si lo permites. Pero tienes que ser humilde y tienes que abandonar el miedo. Haces esto mediante estos métodos que enseñamos, a través de la auto-indagación y siendo el testigo.

Robert Adams

15 febrero 2017

CAMBIAR EL MUNDO



El mundo son tan sólo apariencias...
nada de lo que puedes ver y percibir aquí
a través de tus sentidos sensoriales,
es real... absolutamente nada es real...

Esto no es nada más que un espejo...
el mundo manifestado es un reflejo de tu subconsciente,
y todo está justo aquí para que te des cuenta
de aquellas sombras o egos que aún tienes.

Muchas personas luchan y luchan para cambiar el mundo,
cuando en realidad lo que hay que hacer
es mirarse uno mismo...
¿qué es lo que encuentras mal en el otro?
eso mismo está en ti...
¿qué es lo que te molesta del mundo?
eso mismo has de trabajar en ti...

Nada sucede por casualidad...
todo este movimiento se mueve por sincronía,
por frecuencia de vibración, por afinidad...
y este movimiento constante es perfecto...

cada persona, cada situación, cada suceso
están ahí para darte la oportunidad de que despiertes...
Absolutamente todo te está reflejando tu aferramiento propio...
¿estás identificado con tu cuerpo?
¿estás identificado con tus pensamientos?
¿tienes la creencia de que eres esta persona, este "yo"?
entonces, el mundo te reflejará eso...

Nada se puede hacer allá fuera para cambiar el mundo,
solo lograrás agotarte de tanta lucha y resistencia...
gira tu atención y establécete en tu propio Silencio,
y sé el Observador, sin apegarte al movimiento...
tan sólo permanece en tu propia Presencia Consciente,
y algo más poderoso operará a través de ti,
mostrándote constantemente el camino,
que te llevará directamente al equilibrio.

Y a medida que vaya pasando el tiempo,
y te vayas estableciendo como Eso que Es,
la paz y la dicha envolverán todo tu Ser...
Y ya no formarás parte de este mundo,
pues sabrás en lo más profundo de tu corazón
que nada de lo que hay aquí
es real en tanto que verdad...
sino que sólo son apariencias
proyectadas desde el estado de vacuidad.

Por tanto, tú no estás aquí para cambiar el mundo, 
sino que el mundo está aquí para cambiarte a ti.

Camino al Despertar

11 febrero 2017

ESTE INSTANTE



Cuántas cosas suceden en un instante...
miras a tu alrededor y ves cómo todo acontece...
Belleza y movimiento juntos,
en una danza juguetona y llena de perfecciones.

Cuántas cosas te pierdes en un solo instante,
cuando sumergido estás en tu propia mente pensante...
Mas cuando abres tu atención,
y a los pensamientos dejas de prestar atención,
un nuevo mundo de la nada surge.

Nada de lo que hay en tu mente es real,
sólo lo que sucede aquí y ahora...
pero tu mente parlante no se detiene nunca,
a menos que permanezcas en calma absoluta.

¿Qué es lo que estás haciendo justo ahora?
presta atención a este mismo instante...
verás que tu atención se enfoca justo aquí
y entonces la mente deja de existir.

Cuántas cosas hay para experimentar...
mas este mundo es un mar de apariencias...
Vivimos esclavizados en una "realidad",
la cual creemos que es la única verdad.

Pero cuando empiezas a observar más allá
de estas formas efímeras y venideras,
es cuando comprendes tu verdadera esencia,
y te estableces plenamente en Ella,
deviniendo entonces tu propia libertad...

Dejando así la creencia volar...
pues todo esto que percibes es tan solo un sueño...
Experimentamos entre estas dos dimensiones,
que interactúan entre sí en este mismo instante...

Mas nada de todo lo que percibimos es verdad...
sólo permanece en tu más profundo silencio,
y verás con total seguridad
que desaparece absolutamente todo lo que has estado viendo.

Cuando ya no queda mundo,
y sólo sientes un gran e ilimitado vacío profundo,
es cuando puedes realmente comprender
que Tú eres Todo y que ya no hay nada más que saber.

Camino al Despertar 

06 febrero 2017

EL MUNDO DE LAS APARIENCIAS



El mundo es real en tanto que apariencias.
Las apariencias existen, pero no tienen realidad por sí mismas, tan solo son un espejismo, una ilusión, es la misma Conciencia Pura quien las crea.

La única Realidad existente es la Conciencia Pura, que a partir de ella misma, se manifiesta en forma y materia.
Toda la existencia es tan solo una herramienta, que la Conciencia Pura utiliza, para experimentar en ella.

La experiencia es real, pero el mundo es apariencias.
Es como cuando soñamos durante el descanso nocturno; soñamos una historia y experimentamos en ella, pero las cosas que aparecen en la historia son simplemente apariencias de la mente.

Por ejemplo, cuando sueño que estoy volando, lo único real del sueño es la experiencia de volar...
puedo sentir que estoy volando, y todas las emociones que surgen de la experiencia. Pero cuando me despierto por la mañana, el sueño ha desaparecido... todo eran ilusiones, menos la experiencia de volar.

Esto mismo sucede con el estado de vigilia; la experiencia es real, pero todo lo demás son apariencias.
La Conciencia Pura crea toda la existencia, la cual es tan solo su herramienta. Todo es una manifestación de la Conciencia; mente, formas y materia, nada está fuera de Ella...

Todo es Conciencia, nada puede ser fuera de ella, si no habría más de Uno, por tanto, todo es Conciencia,.Aún así, todo es un espejismo. Es como cuando nos miramos al espejo; ¿quién es real y quién es el espejismo? El reflejo del espejo es la apariencia.
Lo único que realmente es Verdadero es el silencio, el vacío, es el Espacio-Silencio-Consciente que sentimos cuando permanecemos en silencio profundo y todo desaparece. 
Pero en esta nada, Soy consciente...
En este vacío, Soy Vida...

Y a partir de este Estar Siendo, surge un deseo de experimentar, por eso la Conciencia Una crea toda la existencia dual, para simplemente experimentar cualquier posibilidad.

Por tanto, el mundo es real en tanto que apariencias, pero éstas no tienen realidad fundamental. Es como la película que se proyecta en la pantalla de un cine; la película parece real pero en definitiva es tan solo un espejismo.
Así es el mundo; un espejismo de la Conciencia, la cual simplemente goza de ella.

Camino al Despertar