13 diciembre 2013

LA PRÁCTICA DE LAS 6 PERFECCIONES


Cuando tomamos el voto del Bodhisatva nos comprometemos a emprender el camino a la iluminación, el adiestramiento del Bodhisatva, que es la práctica de las seis perfecciones.

Las seis perfecciones son las siguientes prácticas:

1. LA GENEROSIDAD:
Dar ayuda material a los pobres, incluyendo dar comida a los animales; ayudar de forma práctica a aquellos que están enfermos o físicamente débiles; dar protección intentando siempre salvar las vidas de los demás, incluidas las de los insectos; dar amor aprendiendo a estimar a todos los seres sintientes reconociendo en todo momento que su felicidad y libertad son importantes, y dar Dharma impartiendo enseñanzas u ofreciendo buenos consejos a los demás para ayudarles a solucionar sus problemas de odio, apego e ignorancia.

2. LA DISCIPLINA MORAL:
Debemos abandonar todas las acciones impropias, incluidas las que causan sufrimiento a los demás. En especial hemos de procurar no romper nuestros compromisos del voto del Bodhisatva, que es la base para avanzar por el camino del Bodhisatva. De este modo nuestras acciones físicas, verbales y mentales serán puras, y nos convertiremos en un ser puro.

3. LA PACIENCIA:
Debemos evitar en todo momento enfadarnos o desanimarnos aceptando de manera temporal las dificultades o el daño que otros nos inflijan. Cuando practicamos la paciencia llevamos la armadura interna suprema que nos protege de manera directa de los dolores físicos, el sufrimiento mental y demás problemas.
El odio destruye nuestros méritos o buena fortuna y debido a ello experimentaremos obstáculos de manera contínua; y al carecer de buena fortuna nos resultará difícil satisfacer nuestros deseos, en particular lograr nuestras metas espirituales.
No hay peor maldad que el odio. Con la práctica de la paciencia podemos alcanzar cualquier meta espiritual; no hay mejor virtud que la paciencia.

4. EL ESFUERZO: 
Debemos apoyarnos en el esfuerzo irreversible para acumular las vastas acumulaciones de méritos y sabiduría. Debemos hacer hincapié en la contemplación y meditación de la vacuidad, el modo en que las cosas realmente existen.
De este modo progresaremos con facilidad en el camino hacia la iluminación. Con esfuerzo podemos alcanzar nuestra meta, pero con pereza no lograremos nada.

5. LA CONCENTRACIÓN: 
Debemos hacer hincapié en alcanzar la concentración de la permanencia apacible que observa la vacuidad.
Con el poder de esta concentración, cuando experimentemos la sabiduría especial que comprende con mucha claridad la vacuidad de todos los fenómenos, denominada visión superior, habremos avanzado del camino de la acumulación del Bodhisatva al camino de la preparación.

6. LA SABIDURÍA: 
En esta etapa debemos hacer hincapié en aumentar el poder de nuestra sabiduría de la visión superior meditando de manera continua en la vacuidad de todos los fenómenos con la motivación de bodhichita. Cuando gracias a ello nuestra visión superior se transforme en el camino de la visión, la realización directa de la vacuidad de todos los fenómenos, habremos avanzado del camino de la preparación del Bodhisatva al camino de la visión. Desde el momento en que alcanzamos el camino de la visión somos un Bodhisatva Superior y dejamos de experimentar los sufrimientos del samsara.
Después de completar el camino de la visión, para avanzar más debemos seguir practicando de manera continua la meditación en la vacuidad de todos los fenómenos con la motivación de bodhichita. Esta meditación se denomina camino de la meditación. Cuando alcancemos esta etapa habremos avanzado del camino de la visión del Bodhisatva al camino de la meditación.
Cuando al completar el camino de la meditación nuestra sabiduría del camino de la meditación se transforma en la sabiduría omnisciente que se ha liberado de manera permanente de las apariencias equívocas, esta sabiduría omnisciente se denomina camino de No Más Aprendizaje y es la iluminación propiamente dicha. Al llegar a esta etapa habremos avanzado del camino de la meditación al estado iluminado de un Buda y alcanzado la meta última de los seres sintientes.

Debemos considerar las seis perfecciones como nuestra práctica diaria.

3 comentarios:

  1. Que todos los seres sean felices, que todos los seres se liberen del sufrimiento, que todos los seres alcancen la paz

    ResponderEliminar
  2. Que todos los seres sean felices, que todos los seres se liberen del sufrimiento, que todos los seres alcancen la paz

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir su trabajo, bendiciones.

    ResponderEliminar