29 diciembre 2013

EL CAMINO DEL DESPERTAR


"No trates de seguir los pasos de los hombres sabios del pasado, busca lo que ellos buscaron".

«El desapego es despertar porque niega las apariencias».
La esencia del Camino es el desapego. Y la meta de aquellos que practican es liberarse de las apariencias.
La budeidad significa atención sutil.
Aquellos mortales cuyas mentes tienen atención natural alcanzan el Camino del despertar y por ello son llamados Buddhas.

No pensar en nada es Chan. Una vez que se sabe, caminar, estar de pie, sentarse o estirarse, todo lo que se haga, es Chan.
Saber que la mente es vacío es ver al Buddha. Los Buddhas de las diez direcciones no tienen mente. Ver la no mente es ver al Buddha.

Renunciar a uno mismo sin pesar es la caridad más grande.
Trascender movimiento e inmovilidad es la mayor de las meditaciones. Los mortales no dejan de moverse, y los arhats permanecen inmóviles. Pero la más elevada de las meditaciones trasciende tanto la de los mortales como la de los arhats. Aquellos que alcanzan dicha comprensión se liberan a sí mismos de todas las apariencias sin esfuerzo y curan cualquier enfermedad sin tratamiento. Tal es el poder del gran Chan.

Usar la mente para buscar la realidad es ignorancia.
No usar la mente para buscar la realidad es conocimiento. Liberarse uno mismo de las palabras es liberación.
Permanecer sin mácula de polvo de sensación es permanecer en el Dharma.
Trascender vida y muerte es abandonar el hogar.
No sufrir otra existencia es alcanzar el Camino.
No crear ignorancia es iluminación.
No aferrarse a la ignorancia es sabiduría.
La no aflicción es el nirvana.
Y la no apariencia de la mente es la otra orilla.

Cuando eres ignorante, esta orilla existe. Pero cuando despiertas, deja de existir.
La ignorancia significa mortalidad. Y el conocimiento significa budeidad. No son lo mismo y tampoco son diferentes. Pero la gente distingue entre ignorancia y conocimiento. Cuando somos ignorantes hay un mundo al que escapar. Cuando somos conscientes, no hay nada donde escapar.


A la luz del Dharma imparcial. los mortales no son diferentes de los sabios.
En los sutras se dice que el Dharma imparcial es algo que los mortales no pueden penetrar ni los sabios practicar. El Dharma imparcial sólo es practicado por los grandes Buddhas y bodhisattvas.
Ver la muerte como algo diferente de la vida o el movimiento como algo diferente de la inmovilidad es ser parcial. Ser imparcial significa ver el sufrimiento como algo no diferenciado del nirvana, porque la naturaleza de ambos es el vacío. Al imaginar que pondrán fin al sufrimiento y entrarán en el nirvana, los arhats acaban atrapados por el nirvana. Pero los bodhisattvas saben que el sufrimiento es esencialmente vacío y permaneciendo en el vacío permanecen en el nirvana. Nirvana significa no nacimiento y no muerte. Está más allá de nacimiento y muerte y más allá del nirvana.

Cuando la mente deja de moverse, penetra en el nirvana.
Nirvana es una mente vacía.
Cuando no existe la ignorancia, los Buddhas alcanzan el nirvana.
Cuando no existen las aflicciones, los bodhisattvas entran en el lugar del despertar.


Un lugar deshabitado es uno sin codicia, odio ni ignorancia.
La codicia es el reino del deseo, el odio el reino de la forma y la ignorancia el reino sin forma.
Cuando da comienzo un pensamiento se penetra en los tres reinos. El principio o fin de los tres reinos, la existencia o no existencia de todo, depende de la mente. Esto es aplicable a todo, incluso a objetos inanimados como rocas y palos.
Cualquiera que sepa que la mente es una ficción y está vacía de cualquier cosa real, sabe que su propia mente ni existe ni no existe.
Los mortales siguen creando la mente, proclamando que existe.
Los arhats siguen negando la mente, proclamando que no existe.
Pero los bodhisattvas y los Buddhas ni crean ni niegan la mente.
(NO HAY MENTE y NO HAY NO-MENTE).
Eso es lo que significa que la mente ni existe ni no existe. La mente que ni existe ni no existe es lo que se denomina el Camino Medio.


Si utilizas tu mente para estudiar la realidad, no entenderás ni tu mente ni la realidad.
Si estudias la realidad sin utilizar la mente, entenderás ambas.
La gente capaz de verdadera visión sabe que la mente es vacío, trascienden tanto comprensión como no comprensión.
La ausencia de comprensión y no comprensión es verdadera comprensión.
Vista con verdadera visión, la forma no es simplemente forma, porque la forma depende de la mente. Y la mente no es simplemente mente, porque la mente depende de la forma. Mente y forma crean y niegan una a la otra.
Lo que existe lo hace en relación con lo que no existe. Y lo que no existe no existe en relación a lo que existe. Esta es la verdadera visión. Mediante dicha visión nada es visto y nada es no visto.
Lo que ven los mortales son ilusiones. La verdadera visión está desapegada del ver.


La mente y el mundo son opuestos, y la visión aparece donde se encuentran.
Cuando la mente no se agita interiormente, el mundo no aparece exteriormente.
La verdadera visión es cuando tanto el mundo como la mente son transparentes.
Ver nada es percibir el Camino, y comprender nada es conocer el Dharma.


La verdadera visión no es sólo ver viendo, también es ver sin ver.
Y la verdadera comprensión no es sólo comprender comprendiendo, también es comprender no comprendiendo.
Si lo comprendes todo entonces es que no comprendes. Sólo cuando comprendes, nada es verdadera comprensión.
Comprender es ni comprender ni no comprender.


Se dice en los sutras: «No apartarse de la sabiduría es estupidez».
Cuando la mente no existe, tanto comprender como no comprender son verdad. Cuando la mente existe, comprender y no comprender son falsos.


Cuando comprendes, la realidad depende de ti.
Cuando no comprendes, eres tú quien depende de la realidad. Cuando la realidad depende de ti, lo que no es real se convierte en real.
Cuando eres tú quien depende de la realidad, lo que es real se convierte en falso.
Cuando dependes de la realidad, todo es falso.
Cuando la realidad depende de ti, todo es verdad.


Así pues, el sabio no usa su mente para buscar la realidad, o la realidad para buscar su mente, o su mente para buscar la mente, o la realidad para buscar la realidad. Su mente no hace que aparezca la realidad. Y la realidad no hace que aparezca su mente. Y porque ambas, su mente y la realidad, son inmóviles, está siempre en samadhi»
Cuando aparece la mente mortal, desaparece la budeidad. Cuando desaparece la mente mortal, aparece la budeidad.
Cuando la mente aparece, desaparece la realidad.
Cuando la mente desaparece, aparece la realidad.
Quien sepa que nada depende de nada, habrá encontrado el Camino.
Y quien sepa que la mente depende de nada, siempre está en el lugar de la iluminación.


Cuando no comprendes estás equivocado.
Cuando comprendes, no estás equivocado. 


Alguien que busca el Camino no busca más allá de sí mismo pues sabe que la mente es el Camino.
Si buscas el Camino, el Camino no aparecerá hasta que desaparezca tu cuerpo. Es como descortezar un árbol. Este cuerpo kármico experimenta continuo cambio. No cuenta con realidad fija.
Practica de acuerdo con tus pensamientos. No odies vida y muerte ni ames vida y muerte. Mantén cada uno de tus pensamientos libre de ignorancia y en vida presenciarás el principio del nirvana y en la muerte experimentarás la seguridad de no renacer.


Ver la forma sin ser corrompido por la forma o escuchar un sonido sin ser corrompido por el sonido es la liberación.

Aquellos que perciben la existencia y la naturaleza de los fenómenos y permanecen sin aferrarse son liberados.

Cuando aparece un pensamiento hay buen y mal karma, cielo e infierno. Cuando no aparecen pensamientos, no hay ni buen ni mal karma, ni cielo ni infierno.

Cada sufrimiento es una semilla búdica, porque el sufrimiento impele a los mortales a buscar sabiduría. Pero sólo puede decirse que el sufrimiento da origen a la budeidad. No puede decirse que el sufrimiento sea la budeidad.


Tu cuerpo y tu mente son el campo, el sufrimiento es la semilla, la sabiduría el brote y la budeidad el grano.


El Buddha de la mente es como la fragancia de un árbol.
El Buddha proviene de una mente libre de sufrimiento, al igual que la fragancia proviene de un árbol libre del deterioro.
No hay fragancia sin el árbol, ni Buddha sin la mente.
Cuando los tres venenos están presentes en tu mente, viven en una tierra de inmundicia.
Cuando los tres venenos están ausentes de tu mente, vives en una tierra de pureza. 


Se dice en los sutras: «Cuando no veas apariencias verás al Buddha».
No te aferres a las apariencias de la mente.
Sin la mente no hay Buddha. Sin el Buddha no hay mente. De igual manera, sin ...el agua no hay hielo, y sin hielo no hay agua.

Sin la mente no hay Buddha quiere decir que el Buddha proviene de la mente. La mente es el origen del Buddha. Pero aunque el Buddha provenga de la mente, la mente no proviene del Buddha.
Al igual que un pez proviene del agua, pero el agua no proviene del pez.
Y cualquiera que vea un pez ve antes el agua que el pez. Y cualquiera que quiera ver un Buddha verá la mente antes que al Buddha.
Una vez que has visto el pez te olvidas del agua, y una vez que hayas visto al Buddha te olvidarás de la mente. Si no te olvidas de la m
ente, la mente te confundirá, al igual que te confundirá el agua si no te olvidas de ella.


Mortalidad y budeidad son como el agua y el hielo.
Lo que en invierno se congela dando paso al hielo, se deshace en agua en verano.
Elimina el hielo y no habrá agua.
Si te deshaces de la mortalidad no habrá budeidad.
La naturaleza del hielo es la naturaleza del agua y la naturaleza del agua es la naturaleza del hielo.
La naturaleza de la mortalidad es la naturaleza de budeidad.
Mortalidad y budeidad comparten la misma naturaleza.
Es sólo a causa de la ilusión sobre diferencias por lo que tenemos las palabras mortalidad y budeidad.


"Cuando una serpiente se convierte en dragón no cambia sus escamas.
Y cuando un mortal se convierte en sabio no cambia su rostro.
Conoce su mente mediante la sabiduría interna y cuida de su cuerpo mediante la disciplina externa."


Cuando se vive en la ignorancia, se está en esta orilla.
Cuando se está consciente, se está en la otra orilla.
Pero una vez que sabes que tu mente es vacío y no ves apariencias, estás más allá de ignorancia y conocimiento.
Y una vez que se está más allá de ignorancia y conocimiento, no existe la otra orilla.




Bodhidarma

2 comentarios: