11 mayo 2014

TRASCENDER LA MENTE Y OBTENER LA ILUMINACIÓN


Cuando estás en la mente (la mente racional, el pensamiento, el ego), surgen todo tipo de ilusiones, percepciones erróneas y dolores que han permanecido ocultos en nuestro interior y salen a la superfície cuando se da una situación concreta en la vida.
Cuando estás en la mente, no eres, simplemente te identificas con el pensamiento, con el sentimiento y crees que la realidad es lo que tú percibes y lo que tú ves.
Dependiendo de tu grado de evolución, de tu madurez, de tu vibración, el estar en la mente puede ser muy doloroso; o por el contrario, si tienes un grado de evolución y madurez bastante elevado, puedes comprender con menos dificultad y más rápidamente y entonces "salir" de este rol de sufrimiento que tú mismo te has creado.

Cuando estás en el Ser, en la no-mente, en el no-pensamiento, en el no-ego, es cuando vives la realidad tal y como es. Esto solo es posible hacerlo en el momento presente, justo en este mismo instante, aquí y ahora.
Si te identificas con la mente, toda tu realidad será una ilusión, son tus percepciones erróneas, creadas por ti mismo a partir de un pensamiento, un sentimiento.
Si estás en el aquí y ahora, en el Ser, dejas de identificarte con la mente y fluyes con lo que Es, con el Tao, con el Todo. Y cuando estás en este estado, no hay lugar para sufrimiento, ni ilusiones, simplemente Eres uno con el Todo.

Cuando estás en la mente (el pensamiento, el ego), no eres feliz. Quieres que tu vida sea diferente, no aceptas lo que se te ha dado, eres un mendigo, pues deseas que tu vida sea diferente de lo que es. 
Nunca puedes encontrar la felicidad mientras estés en la mente. Para encontrar la felicidad, debes ir más allá, debes trascender la mente, estar en el Ser (el alma, el corazón). 

Cuando estás en el Ser (en la no-mente), todo lo que hay en tu vida lo encuentras perfecto, no deseas que las cosas sean diferentes, pues comprendes que todo lo que hay está bien, es correcto, es perfecto. Tienes paz interior y no hay lucha, no hay resistencia.


Cuando estás en la mente, al no ser feliz, no aceptas lo que hay en tu vida, deseas cambiarlo, entonces pones resistencia, hay lucha interior.

Para encontrar la verdadera felicidad y poder cambiar tu vida, no debes estar en la mente, debes estar más allá de la mente, debes estar en el Ser (el alma, el corazón, la no-mente). Y esto solo se consigue con la práctica espiritual; meditación cada día, u oración.

Si practicas estas dos cosas cada día, la meditación o la oración, al cabo de unos años, habrás trascendido la mente y estarás en el Ser, entonces todo te parecerá perfecto, ya no serás un mendigo, y además, podrás lograr tus deseos.
Este es el estado de Buda y Cristo, es el estado de Iluminación.


La Iluminación es permanente, es un estado que permanece todos los días.
Ahora, quizás habrá algunos días en los que trasciendas la mente y estés en el Ser, lo veas todo bello, perfecto, sientas paz en tu interior y ningún deseo de cambiar tu vida, pero este estado puede durar muy poco y luego vuelvas a "caer" en el estado dormido, en la mente. Para poder llegar a la iluminación, el estado permanente del Ser, debes hacer la práctica espiritual todos los días: meditación u oración

Camino al despertar

1 comentario: