01 marzo 2018

DOS MONJES Y UNA MUJER



Dos monjes, un anciano y el otro más joven regresaban al templo caminando junto al río. De pronto observaron en la orilla a una mujer joven y hermosa que lloraba desconsoladamente. 

"¿Qué te sucede?" - le preguntaron.
La mujer respondió: "Mi madre que vive al otro lado del río está muriendo y no podré estar con ella porque me resulta imposible cruzarlo sola".
El monje joven se lamentó: "Nuestros votos nos prohíben tener contacto con personas de otro sexo de modo que no podremos ayudarte, lo siento".
- "Yo también lo siento pero sigan tranquilos su camino"- dijo la mujer y prorrumpió nuevamente en un angustioso llanto.

El anciano permaneció callado unos instantes, luego le dijo: "Ven mujer, súbete a mis espaldas, te cruzaré hasta la otra orilla".

Así que el monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla. El otro monje estaba furioso. No dijo nada pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido. Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varias leguas. Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

-Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido.

-¿De que estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro.

-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado.

El otro monje se rió y luego dijo:

-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando.

Esta enseñanza nos muestra que no debemos cargar con el peso del pasado. Debemos permanecer en el aquí y ahora, en el momento presente. Cuando permanecemos en el presente, lo que hay es paz.



Sabiduría Zen 

1 comentario:

  1. Quizá también nos enseña este cuento que no hay nada que prohibir, que los dogmas son innecesarios. Gracias por tu blog!!

    ResponderEliminar