06 julio 2015

¿POR QUÉ ESTAMOS AQUÍ?



Ésta es una de las preguntas que muchas personas que estamos en el camino espiritual nos hacemos constantemente... y realmente nunca obtenemos una respuesta que realmente nos acabe de resolver este enigma...

Una cosa realmente importante a tener en cuenta es que cada ser humano tiene sus propias respuestas según su estado de consciencia, por lo tanto, nadie es poseedor de la respuesta verdadera... Ninguna respuesta es la única y verdadera, ya que cada uno de nosotros tenemos una visión distinta de lo que es esta experiencia que llamamos vida.

Como siempre digo, no soy poseedor de la verdad absoluta, solo tengo una visión de la vida según mi estado de consciencia...  
Hay personas a las cuales les resonará mi punto de vista y hay personas que tendrán sus propias opiniones y creencias. Absolutamente todas y cada una de ellas son válidas y verdaderas, ya que todo es posible en este espacio infinito en el cual sucede toda la existencia.

Según mi visión y mi creencia, la respuesta a la pregunta "¿por qué estamos aquí?" es la siguiente:
Al igual que una persona nace, crece, madura a través de las experiencias, envejece y retorna al punto de origen... Así mismo opera la Consciencia...
Somos una consciencia colectiva, la cual experimenta las distintas etapas; la etapa de niñez, la etapa adolescente, la etapa de madurez, y en la etapa de vejez va retornando al punto de origen, que es la Fuente misma.
Por tanto, estamos aquí como consciencia colectiva para experimentar cada una de estas etapas y luego volver al origen, a la unidad del Todo.

Actualmente, estamos viviendo una etapa de despertar... una etapa de pasar de la edad adolescente a la edad madura.
Los seres humanos estamos empezando a presenciar, a través de nuestras experiencias y miles de reencarnaciones, un cambio... un salto evolutivo de nuestra consciencia colectiva...
Hasta ahora, nos hemos ido alejando del punto de origen, de la Fuente (Luz), experimentando nuestras sombras, perturbando nuestro propio equilibrio, alejándonos de nuestro centro y viviendo en la separación (la dualidad)... Ahora, es momento de regresar...
Este es el significado del despertar espiritual; es un retorno a nuestro equilibrio interno, a nuestro centro... a dar importancia a nuestra parte espiritual para volver a conectar con el ser que somos en esencia, y prepararnos para la Unión con la Totalidad... 

Somos luz... y como luz que somos, hemos estado miles de años experimentado la sombra, ya que en esto consiste el proceso de expansión; tenemos que experimentar la sombra para poder tomar consciencia de que somos luz...
Ahora que vamos despertando del sueño y vamos tomando consciencia de que somos luz, es tiempo de regresar a la Unidad.
Por este motivo estamos sintiendo como van aflorando y saliendo a la superficie todos los dolores, bloqueos y negatividades que hasta ahora permanecían en estado latente en nuestro subconsciente...
Es tiempo de sanación, de limpieza interior, es tiempo de transmutación... Y la sanación es dolorosa, pues hay que tomar consciencia de todo el dolor que está surgiendo de nuestro interior y del cual no éramos conscientes, para poder abrazarlo... para poder transformarlo en luz...

Ahora más que nunca hemos de ser fuertes y no dejarnos absorber por estos dolores... ellos ya estaban ahí desde hace miles y miles de años, solo que antes no teníamos ni idea que estaban ahí, y ahora tienen que aflorar para poder ser limpiados, sanados, transmutados en luz.
No se identifiquen con sus dolores ni con sus sombras y sufrimientos... ustedes no son tales dolores... ustedes son el Ser Puro en Esencia y Luz.

Así pues, la existencia no es nada más que una experiencia cíclica, que tiene unas fases, unas etapas de expansión y retroceso. Y ahora nos toca vivir la etapa de retroceso, de volver a la luz, a nuestro centro, al equilibrio interno... 
De aquí la gran importancia de la espiritualidad y del equilibrio de la parte material y espiritual de los seres humanos...

De aquí la gran importancia de la práctica de meditación y otras técnicas como el yoga, el tai chi, etc, para recuperar el equilibrio interno y volver a nuestro centro...

De aquí la gran importancia del cuidado de nuestro vehículo (cuerpo físico) a través de la alimentación natural y saludable (orgánico y ecológico) y libre de toxinas y químicos...

De aquí la gran importancia de la transmutación de nuestras emociones negativas, para sanarlas y liberarlas...

De aquí la gran importancia de no identificarnos con nuestra mente, ser observadores de nuestros pensamientos y emociones y de todo lo que acontece...

De aquí la gran importancia de dejar las creencias a un lado y buscar las respuestas en nuestro interior (en nuestro Ser Superior), ya que no existe mejor maestro que uno mismo...

Y de aquí la gran importancia de no dejarnos manipular ya más por un sistema destructivo y hostil, el cual solo pretende tener el control de nuestras vidas a través de la manipulación mental y emocional (a través de los medios de comunicación) y a través de una violación de los derechos humanos y de nuestra libertad...
Porque Nadie, absolutamente Nadie puede tomar el control de tu mente y de tu vida cuando has vuelto a tu equilibrio interno, al centro de tu Ser...

Camino al Despertar

1 comentario:

  1. Hola,

    Gracias por tu blog y por estas entradas tan maravillosas que nos abren la mente. Solo quería hacer una connotación sobre esta entrada.

    Dices "Somos luz", pero el ser, dios, el cosmico, llamelo cada uno segun prefiera y que cada uno de nosotros somos, ya existía antes que la luz y existirá cuando la luz desaparezca. La esencia a la cual pertenecemos está más allá del espacio y el tiempo y por tanto no se puede definir con palabras, aunque nos podemos acercar.

    Somos eternos.

    Gracias de nuevo por este blog.

    :)

    ResponderEliminar