16 junio 2014

LAS PUERTAS PARA ACCEDER CONSCIENTEMENTE A LA DIVINIDAD



Usted se funde con la Fuente (Divinidad) cada noche cuando entra en la fase de dormir profundo sin sueños. Usted hace un viaje a lo No Manifestado.
Extrae de la Fuente la energía vital que lo sostiene por un tiempo cuando regresa a lo manifestado, al mundo de las formas.
Esta energía es mucho más vital que la comida.
Pero en el dormir sin sueños, usted no entra en ella conscientemente. Aunque las funciones corporales están operando todavía, usted ya no existe en ese estado.

Lo No Manifestado no lo libera hasta que entra en ello conscientemente.
Por eso Jesús no dijo: la verdad los hará libres, sino más bien: "Ustedes conocerán la verdad y la verdad los hará libres". No es una verdad conceptual. Es la verdad de la vida eterna más allá de la forma, que se conoce directamente o no se conoce.
Pero no intente permanecer consciente en el dormir sin sueños. Es muy poco probable que lo logre.
Como mucho, puede que permanezca consciente durante la fase de los sueños, pero no más allá de eso.
Esto se llama un soñar lúcido, que puede ser interesante y fascinante, pero no liberador.

Así pues, use su cuerpo interior (el Ser) como un portal a través del cual usted entra en lo No Manifestado (la Divinidad, la Conciencia) y mantenga ese portal abierto para mantenerse conectado con la Fuente en toda ocasión.
 

Puede hacerlo utilizando las siguientes puertas:

1. El Ahora puede considerarse la puerta principal.
Usted no puede estar en su cuerpo sin estar intensamente presente en el Ahora.
El tiempo y lo manifestado están ligados tan inextricablemente como lo están el Ahora sin tiempo y lo No Manifestado.
Cuando usted disuelve el tiempo psicológico por medio de la conciencia intensa del momento presente, usted se vuelve consciente de lo No Manifestado, tanto directa como indirectamente.
Directamente, lo siente como la irradiación y el poder de su presencia consciente, sin contenido, sólo presencia.
Indirectamente, usted es consciente de lo No Manifestado a través del reino sensorial. En otras palabras, usted siente la esencia de Dios en cada criatura, en cada flor, en cada piedra y usted comprende "Todo lo que es, es santo (divinidad)".


2. Otra puerta a lo No Manifestado se produce dejando de pensar.
Esto puede empezar con algo muy sencillo, como hacer una respiración consciente o mirar una flor en un estado de alerta intensa, de modo que no haya un comentario mental al mismo tiempo. De eso se trata fundamentalmente la meditación.
El pensamiento es parte del reino de lo manifestado. La actividad mental continua lo mantiene aprisionado en el mundo de las formas y se convierte en una pantalla opaca que le impide hacerse consciente de lo No Manifestado, de la esencia sin forma y sin tiempo de Dios que hay en usted y en todas las formas y las criaturas.
Cuando usted está intensamente presente, no necesita preocuparse de la detención del pensamiento, por supuesto, porque entonces la mente se detiene automáticamente.


3. La entrega -el abandono de la resistencia mental-emocional a lo que es (rendirte a tu Ser y aceptar lo que Es)- también se convierte en una puerta hacia lo No Manifestado.
La razón para ello es sencilla: la resistencia interior lo separa de las demás personas, de usted mismo, del mundo que lo rodea. Fortalece la sensación de separación de la que el ego depende para su supervivencia. Cuanto más fuerte es la sensación de separación, más atado está usted al mundo de lo manifestado, al mundo de las formas separadas. Cuanto más atado está al mundo de la forma, la puerta está cerrada y usted está separado de la dimensión interior, de la dimensión de la profundidad.
En el estado de entrega, su identidad formal se suaviza y se vuelve en cierta forma "transparente", por decirlo así, de modo que lo No Manifestado puede brillar a través de usted.


Depende de usted abrir una puerta en su vida que le dé acceso consciente a lo No Manifestado. Entre en contacto con el campo de energía del cuerpo interior, esté intensamente presente, deje de identificarse con la mente, entréguese a lo que es, esas son todas las puertas que puede usar, pero sólo necesita usar una.


El amor no es una puerta; es lo que entra en este mundo a través de ella. Mientras esté completamente atrapado en su identidad formal, no puede haber amor.
Su tarea no es buscar amor sino encontrar una puerta a través de la cual el amor pueda entrar.


Eckhart Tolle

1 comentario: