15 marzo 2014

APRENDE A SER EL CONDUCTOR CONSCIENTE DE TU VIDA



Tu vida está siendo dirigida por tu parte subconsciente.
¿Y cómo puedo cambiar esto y ser yo el "conductor consciente" de mi propia realidad?

Cuando somos muy pequeños, aprendemos a sentirnos con nosotros mismos y con la vida dependiendo de cómo nos han tratado nuestros padres o los adultos que nos rodeaban.
Si hemos vivido con personas desdichadas, asustadas, culpables o coléricas, habremos aprendido muchas cosas negativas sobre nosotros mismos y sobre el mundo, y esto genera una vida de frustración.
Cuando crecemos, tendemos a recrear el ambiente emocional de nuestro hogar de la infancia; recreamos la relación que teníamos con nuestra madre, nuestro padre o la que tenían ellos entre sí.

Nos tratamos a nosotros mismos tal como nos trataban nuestros padres. Nos regañamos y castigamos de la misma manera, o nos amamos y animamos de la misma manera. Todo depende de cómo nos trataron en la infancia. A pesar de esto, no echemos la culpa a nuestros padres, porque ellos no podían enseñarnos algo que no sabían. Si nuestra madre no sabía amarse a sí misma, ni nuestro padre tampoco, era imposible que ellos nos enseñaran a amarnos a nosotros mismos. Ellos nos enseñaban todo aquello que les enseñaron sus padres cuando eran pequeños.

El pasado no se puede cambiar, pero el presente y el futuro, sí.
Ahora es el momento de cambiar nuestros pensamientos y sentimientos negativos, y hacerlos positivos. Todo lo que pensamos y sentimos, es lo que la vida nos va a traer; es lo que vamos a vivir; porque es nuestro subconsciente el que crea nuestras experiencias, y nuestra realidad. Nuestro subconsciente envía ondas electromagnéticas al universo, y después atraemos lo mismo en forma de vivencias.

A lo largo de nuestras reencarnaciones, vamos viviendo experiencias y almacenando datos en nuestro subconsciente.
Todo lo que ves a tu alrededor es una proyección de los datos que tienes en tu subconsciente, es decir, lo que hay ahí fuera, es lo que tienes tú en tu subconsciente.
Los datos negativos generan sufrimiento y deben de limpiarse del subconsciente para poder sanarnos y liberarnos.

Nuestra mente tiene 2 partes; el consciente y el subconsciente. Y son partes diferentes.
La parte consciente es la que piensa, la que controlamos con la mente, es tu conexión espiritual (tu fuente), es la parte que contiene tus deseos, anhelos, aspiraciones, todo lo que esperas de la vida.
En cambio el subconsciente es como una máquina, porque graba y reproduce.
Si tú habitúas un programa en tu mente y se lo repites suficientes veces en el consciente, se quedará grabado en el subconsciente. Y éste continúa reproduciendo eso el resto de tu vida a menos que re-escribas el programa.
Así pues, tu vida está siendo dirigida por tu parte subconsciente.
Los programas que están en tu mente subconsciente son los que determinan todo lo que vives y lo que atraes a tu vida.

Un niño que ha sido tratado con palabras destructivas, va a vivir una vida muy difícil, porque en su subconsciente tiene programada una autoestima muy baja, y esto genera vibraciones muy bajas y es cuando la persona atrae negatividad y sufrimientos.
Es muy importante el poder de las palabras que ejercemos sobre los niños, sobretodo los más pequeños de 6 años, porque todo aquello que se les diga es lo que se les quedará programado en el subconsciente para toda su vida.

Es muy importante limpiar nuestra mente subconsciente de estos programas tan destructivos y negativos, y reprogramarla con afirmaciones positivas para ir aumentando nuestra autoestima, nuestra vibración y poder atraer todo lo mejor para nuestras vidas.
También es muy importante la autoestima; amarse uno a sí mismo, pero la mayoría de personas no se aman a sí mismas, tienen una autoestima baja, a causa de lo que han recibido desde la infancia, de cómo les han tratado. En su subconsciente es dónde tienen almacenado este programa de baja autoestima. Por eso atraen experiencias muy dolorosas.

¿Cuál es la solución?

El trabajo consiste, en reprogramar tu mente subconsciente, utilizando primero la mente consciente. Es decir, tener pensamientos conscientes positivos, todos los días, para que poco a poco, pasen de nuestra parte consciente, a la subconsciente.
El cambio en tu modo de pensar, de negativo a positivo, es lo que borra esencialmente la enfermedad.
Cada día, repite en tu mente consciente: "Yo me amo a mí mismo, y me acepto tal como soy".
Esta información va a ir quedando grabada en tu subconsciente, y es ahí cuando vas a empezar a experimentar en tu vida cambios muy positivos y vas a empezar a sanarte.
Es un trabajo que requiere de constancia, fuerza de voluntad y disciplina.

También, para sanar tu subconsciente tienes que perdonarte y amarte a ti mismo. El perdón nos libera del pasado.
Uno de los ejercicios más poderosos para limpiar, borrar esos datos que están en el subconsciente es utilizando el Ho`oponopono: LO SIENTO, PERDONAME, TE AMO, GRACIAS.

 

Diles a la rabia, a la ira, el odio, el rencor, etc... "Te amo".
Dile al recuerdo que está reproduciendo esos sentimientos: "Te amo. Gracias por volver a mostrarte y darme una nueva oportunidad de liberarme".

Una vez estamos limpios de los datos del subconsciente (los datos se han borrado), es cuando te sientes en un estado de Vacío (como decía Buda), o página en blanco, de ausencia de cosas, de claridad, y es cuando eres libre, dejas de sufrir y la inspiración llega, porque consigues volver tu mente a cero. Y es entonces cuando vienen a tu vida experiencias positivas y llenas de felicidad.

Camino al despertar

3 comentarios:

  1. GRACIAS POR HACER QUE ME RECUERDE, PORQUE ES MUY FÁCIL QUE NOS ATRAPEN ESTAS MEMORIAS DEL SUBCONSCIENTE , YO SIGO TRABAJANDO EN BORRARLAS. UN FUERTE ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. gracias por estos videos tan buenos para nuestro despertar de consciencia, espero que miles , millones de personas los vean y aprendan lo que sea que tengan que aprender.

    ResponderEliminar
  3. No es borrar las cosas megativas de tu mente... es mirar ese pensamiento sin que te perturbe... mirarlo y decir estas allí, gracias, te perdono pero este otro pensamiento es mejor y lo quiero ...y así sucesivamente... llegara un momento que esos pensamientos perturbadores estaran debilitados y sin fuerza y no te haran daño...porque tu mismo /a has decidido reprogramarlos con pensamientos que te dan alegria, felicidad y plenitud

    ResponderEliminar